El problema de la Violencia Digital en México

La violencia digital está más cerca de lo que aparenta. Está en la escuela de tus hijos, en historias que no te cuentan en tu familia, en tu centro de trabajo y quizá hasta en tu propia casa. La violencia digital es un enemigo silencioso que se ha infiltrado y ha permeado en lo más profundo de la sociedad, ante el desconocimiento, la ignorancia, la impotencia y la complicidad del contexto en el que se perpetra.

Hay quienes piensan que la violencia digital no es violencia, porque no hay golpes, moretones o violaciones físicas. Hay quienes piensan que no es violencia, sino solo “bromas pesadas”. Hay quienes piensan que es solo una queja de la “generación de cristal” que ya no aguanta nada. Hay quienes no tienen ni idea de lo que significa y mucho menos de las implicaciones que tiene. Y finalmente hay quienes piensan que sí es violencia, pero que gracias a la impunidad con la que se comete, sabiendo que “nada les va a pasar”, deciden ser agresores plenamente conscientes de lo que hacen, pues se aprovechan del desconocimiento, el miedo y las amenazas para cometerla.

Gracias a la poderosa voz de Olimpia Coral Melo, una mujer víctima, sobreviviente y activista contra este tipo de violencia, hoy la Violencia Digital es reconocida como un tipo de violencia en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida libre de Violencia. Gracias a la lucha de Olimpia y miles de activistas más en todo el país, hoy la violencia digital se sanciona en el Código Penal. La Ley Olimpia representa un enorme avance en el combate a esta forma de violencia, sin embargo es un hecho que el desconocimiento sobre la violencia digital, es aún muy amplio.

El pasado lunes 5 de Diciembre, Olimpia me invitó a la presentación del informe sobre violencia digital en México en la UNAM, donde se compartieron datos reveladores sobre el perfil de los agresores digitales en nuestro país, información por demás relevante, emanada del activismo feminista de Olimpia y el Frente Nacional por la Sororidad, informe que debería ser tomado en cuenta de manera inmediata por las autoridades y las instituciones públicas, para elaborar políticas públicas de prevención.

En el informe pudimos confirmar que la violencia digital es un problema de género que afecta en mayor medida a las mujeres, pues el 95.3% de las víctimas son mujeres, y el 80.4% de los agresores son hombres. El tipo de delito que más se comete es la difusión de material íntimo sin consentimiento, teniendo en segundo lugar las amenazas de difusión de ese material. En el 81.4% de los casos, la víctima conoce a su agresor, y el promedio de edad de los agresores fluctúa entre los 18 y 30 años.

Es decir, tenemos a miles de mujeres en el país, siendo amenazadas por hombres jóvenes que conocen (amigos, noviosm ex novios, parejas, familiares, etc) y ejerciendo violencia sobre ellas, difundiendo su material íntimo (fotos, videos, audios, etc) a través de plataformas digitales.

Estudiantes siendo amenazadas y bulleadas en sus escuelas.  Mujeres siendo extorsionadas con ese material en oficinas, empresas, bancos, etcetera. Mujeres intentando suicidarse o siendo explotadas sexualmente, por culpa de este tipo de violencia que se ha minimizado tanto. Pareciera que las víctimas están solas ante la indiferencia con la que se ejerce la violencia digital.

Sin embargo la importancia de este informe radica en el enfoque de prevención en el que debe traducirse, si se ha identificado quienes son los agresores, las autoridades deberían emprender acciones inmediatas de prevención. Desafortunadamente, en el país, cada vez hay menos recursos públicos destinados al combate a todas las formas de violencia contra las mujeres. De acuerdo a Intersecta, el presupesto autorizado a la SEDENA, equivale a mil veces el presupuesto autorizado a INMUJERES, ya ni qué decir de la CONAVIM.

Es importante que desde nuestro espacio de incidencia, hagamos lo que esté en nuestras manos para combatir la violencia digital, por ejemplo: acompañando a alguna víctima sin juzgarla desde la “superioridad moral”, denunciando casos, rompiendo la cadena de envío de material íntimo, y sobre todo, informandonos más sobre el tema, conversándolo con nuestras familias, especialmente con las y los más jóvenes pues son los más vulnerables. Reconozcamos en la violencia digital a un enemigo silencioso y combatámosla desde todos los frentes.

Marea Púrpura.

BONOBUS
Marisol Calva

Marisol Calva

📢Feminista 💜 en lucha por nuestro derecho a decidir 💚 #SeráLey | Politóloga