El Mito de la Masculinidad y la Feminidad

La masculinidad y la feminidad han sido camisas de fuerza para mujeres y hombres a lo largo de la historia. Son constructos sociales que dictan el comportamiento, la apariencia y hasta las aspiraciones de las personas de acuerdo a la sociedad en la que viven.

La feminidad es una regla impuesta y cruel a la que deben alinearse las mujeres, sus aspiraciones, sus cuerpos y sus anhelos, con la finalidad de conseguir a un hombre para casarse.

Recientemente se han hecho virales videos donde influencers sin estudios en relaciones de género, ni conocimiento especializado sobre el tema más que sus prejuicios y misoginia interiorizada, dan “consejos a las mujeres” para conseguir hombres, diciendo que exploten su energía femenina o su feminidad, y que dejen de lado su “energía masculina” refiriéndose por esa “energía” a buscar su superación personal, tener éxito laboral, tener un buen sueldo, ser independientes y luchar por sus sueños, porque según ellos, ningún hombre querría a una mujer más masculina que ellos como pareja o a “otro hombre” esperándolos en casa.

¿Qué es riesgoso en esos discursos? Primero que reproducen desigualdades de género y tienen una amplio alcance,  socializando un pensamiento estereotipado y discriminatorio

Segundo porque se anclan sobre la masculinidad y la feminidad que como ya lo vimos, con camisas de fuerza construidas por la sociedad para controlar los comportamientos de hombres y mujeres. 

El error está en pensar que tener un buen trabajo, tener una buena preparación académica, tener maestrías, doctorados, una carrera profesional exitosa, un negocio propio, no querer tener hijos, o tener tu propio patrimonio es “energía masculina”.

Que por años esos hayan sido privilegios solo de los hombres gracias a la división sexual del trabajo que mantenía a las mujeres encerradas en la casa cumpliendo un papel de cuidadores del hogar, los hijos y el marido, no significa que esas sean acciones biológicamente solo propias de los hombres, sino que nosotras vivíamos en un mundo todavía más desigual y patriarcal. Es mentira que querer superarse sea un atributo masculino

Y también es mentira que las mujeres por ser mujeres, debamos todas ser dulces, tiernas delicadas, abnegadas, y tener como aspiración máxima encontrar un hombre, dejar a un lado nuestras carreras, nuestros sueños, nuestros intereses, “porque la feminidad dicta” que debemos ser buenas madres- esposas, antes de ser mujeres plenas. Y esto es un condicionamiento que atraviesa raza y clase, le pasó a Shakira dejando su carrera pausada por cumplir la expectativa de un hombre que ni siquiera lo valoró. Le pasó a Giselle Bunchen una super modelo que pausó su exitosa carrera por la misma razón, y le pasa a miles de mujeres que deben alinearse a lo que la sociedad y sus parejas esperan de ellas desde lo que dicta la masculinidad y la feminidad, sin considerar que el rol de las mujeres va mucho más allá de la pareja y la maternidad.

Necesitamos cuestionar la forma en la que fuimos educadas por la sociedad, y debemos cuestionar muchísimo la forma en la que estamos educando a las generaciones más jóvenes.

No debería estar peleado ser una mujer exitosa con tener una buena pareja. No debería estar peleado ser un hombre exitoso y ser un papá presente y responsable. Las mujeres no deberían tener que elegir si ser madres o desarrollarse profesionalmente.

Tenemos que dejar de pensar el mundo en azul y rosa, y entender que no hay un manual para ser hombres o mujeres, que la masculinidad y la feminidad construida desde el patriarcado nos está haciendo mucho daño, que todas las personas tenemos derecho a desarrollarnos plenamente sin la carga de una sociedad patriarcal encima.

Marea Púrpura

Marisol Calva

Marisol Calva

📢Feminista 💜 en lucha por nuestro derecho a decidir 💚 #SeráLey | Politóloga