Frida Guerrera

Posted inLa Columna Rota

Frida Guerrera

Griselda. Desaparición, la pandemia sin final

Cuando por primera vez te miré con el uniforme de la escuela me sentí orgulloso de ti. Te amo hija mía con todo mi amor para ti”.  Felipe

La ausencia de alguien que se ama, va más allá de mantener la angustia constante por aquella persona que no es localizada. En medio del dolor, la desesperación. Debes empujar a las autoridades para que den respuestas claras, orientación y guía a quien ignorando los procesos, acuden para solicitar ayuda a quienes se supone deberían más que tomarles datos, informarles cuáles son los procedimientos que se deben seguir. Supuestamente, el 911 tiene esa finalidad, sin embargo, la realidad es que así no son las cosas para la mayoría de la población.

La Colonia, El Naranjo en Chalco de Covarrubias, Estado de México, colindante con Tláhuac, Ciudad de México, es una de esas colonias que nadie voltea a ver, ni siquiera en las recientes campañas para elegir gobernadora en  esa entidad, fueron visitados por alguna de ellas. A pesar de encontrarse muy cerca de la Ciudad de México, es uno de esos lugares que nos recuerdan aquellas películas de los años 50s, donde la marginación, el hambre, la tierra, la falta de servicios básicos, eran plasmadas como una realidad que muchos vivían, hoy  nos muestran esos recuerdos que la desigualdad sigue muy presente en este México. La población que vive en esa colonia el Naranjo son y siguen siendo parte de los olvidados, los nadie. Aquellos que muchos tachan de “flojos”, los que, según muchas clases sociales, “viven así, porque quieren”. Ojalá algunas de estas personas conocieran a profundidad el cómo, por qué viven en tan precarias condiciones.

Benita Pérez y Felipe Antonio son una pareja que desde hace 33 años están juntos, padres de Griselda Antonio Pérez, su primera hija, y de 6 hijos más. Felipe originario de la Sierra Norte de Puebla, campesino, decide junto con su esposa venir a vivir a la Ciudad de México, para ver si la economía mejoraba. Hace  9 años viven en esta zona olvidada de las muchas que aún existen en el Estado de México. Benita se dedica a las labores del hogar y algunos días de la semana sale a laborar como trabajadora del hogar, en diversas casas. Felipe es albañil, trabaja de sol a sol de lunes a sábado, cuando hay mucho trabajo hasta los domingos.

Aquel día que acudimos a su domicilio humilde, que con toda la confianza y amor, nos abrieron, la vergüenza nos dio una cachetada. Una casita que apenas está en construcción, un cuarto al fondo funciona como sala con un pequeño sillón de lado derecho de la pequeña y oscura habitación, una cama matrimonial; una litera y una cama matrimonial de lado izquierdo, una pequeña cómoda con un televisor en el cual uno de sus nietos observaba la televisión, en el centro una pequeña mesa con cuatro sillas. Ahí mismo, casi en el techo, un altar con imágenes de la Virgen de Guadalupe, Niño Dios, y en el corazón de esa iconografía, la foto de Griselda, su hija mayor. La estufa se encuentra afuera de esa habitación, dónde seguramente se instalara, cuando reúnan el dinero suficiente para terminar de construir su casa.

Su hija de entonces 26 años, madre de tres pequeñas, se había separado de su esposo y padre de sus hijas, fue que decidió sacar adelante a sus niñas, con ayuda de sus padres, trabajaba en Chignahuapan, Puebla, como recolectora de jitomate, sin embargo, también encontró trabajo en otra empresa en El Paredón, por lo que cada dos semanas acudía a su casa en Chalco para ver a sus hijas y retornaba a laborar. Durante casi dos años todo estaba en orden.  El jueves 18 de noviembre de 2021, salió como de costumbre, se despidió de las niñas, su mamá y se fue, tenía que llegar a la Central del Norte, para trasladarse a Hidalgo, donde se encontraría con su amigo Luis, para irse juntos a Chignahuapan y finalmente al Paredón, la última comunicación que tuvieron con ella fue el 18 de noviembre a las 21:00 horas, ya no supieron más. Imaginaron que había perdido su celular porque ya no contestaba los mensajes, ya en otras ocasiones había pasado lo mismo.

Pasaron los días ella regularmente se comunicaba con las pequeñas, tenía muchos problemas de señal, en  casa sus padres sufren de lo mismo, por lo que tenían que ponerse de acuerdo para hablar con ella, pero aunque sea un mensaje de voz mandaba para hacerles saber que se encontraba bien. Los días pasaban y ella no daba señales de vida, Benita se comunicó con su amigo Luis, le contestó solo una vez diciéndole que no sabía nada de ella.

Acudieron a Tláhuac donde les indicaron que la ficha de búsqueda tardaría de una semana hasta 20 días, ahí mismo les indicaron que fueran a lugar donde estaba trabajando en el Paredón, que mejor se fueran al Ministerio Público de Hidalgo, ahí les comentaron que el Paredón pertenecían a Chignahuapan, Puebla, acudieron hasta el lugar, donde la respuesta fue que se regresaran a donde habían iniciado la denuncia, regresaron a Tláhuac, donde les señalaron que mejor intentaran ir a Chalco porque ella había salido de ahí. En su desesperación hicieron una ficha de búsqueda casera donde dieron como número de contacto el de Felipe, en el  cual como es de esperarse en estos casos intentaron extorsionarlo, toda la supuesta información que les dieron era mentira.

Benita me buscó por Facebook a finales de marzo de 2022, fue hasta entonces que empezamos a ver la gran cantidad de errores que han cometido con ella y su esposo. Finalmente, después de hacerles pasar por el infierno de “ventanilla equivocada”. Definitivamente la carpeta de investigación fue turnada a Chimalhuacán, donde hasta el momento se está trabajando.

Por los mismos problemas económicos de la familia, Benita tiene dificultades para trasladarse a la Fiscalía, recientemente les tomaron las pruebas de ADN para hacer confrontas y lograr encontrar a su hija, una dolorosa parte de buscarlas es justo estar buscándolas sin vida, pero la prioridad es buscarlas y encontrarlas vivas.

Benita es una mujer alta, pocas veces la he visto llorar, aparenta mucha fortaleza, la cual se vio quebrada en aquella visita, lloró mucho, nos hizo saber cuánto la extraña y sueña que regresa, en uno de esos sueños, le dijo mamá ya no llores, ya estoy aquí.

Felipe la recuerda mucho cuando era pequeña, le duele, no haber sido más cariñoso con ella, “pero era lo que nosotros nos enseñaron a traer la comida y ya, no éramos de andar diciendo cuanto amamos a nuestros hijos, porque los amamos, pero sí hace falta decírselos más, que lo sientan” Felipe un hombre fuerte, al que le cuesta sacar sus emociones, con lágrimas en los ojos nos dice cuánto ama y extraña a su hija mayor.

Como siempre lo hacemos saber, este espacio es solo el medio para llegar a la conciencia de quienes deciden ponerse en los zapatos, en el dolor de estas familias, de las Voces de la Ausencia.

Benita y Felipe escriben estás líneas con la esperanza de que su hija, Griselda, las lea y ya regresé a casa.

Querida hija: Dios nos mandó el regalo más hermoso del cielo, ese regalo eres tú, mi pequeña. Tu llegada a mi vida es lo más hermoso que Dios me dio para ser feliz. Quiero que sepas que te amo con todo mi corazón, siempre estaré contigo, te apoyaré en tus decisiones, disfrutaremos juntas tus triunfos. Hija en la vida, tendrás momentos buenos y difíciles, en todo momento tendrás mi apoyo y amor incondicional.

Quiero ver que disfrutes la vida con tus hijitas como solían hacerlo que seas feliz es todo lo que quiero te amo mi pequeña princesita hermosa, atentamente. Tu mamá. 

Querida hija, sabes que te amo. Cuando estabas en el vientre de tu mamá, te canté canciones de cuna, tal parece que me escuchabas, te movías dentro de la pancita de tu mamá. Cuando te cantaba tomabas mis dedos, los apretabas con fuerza hasta quedar profundamente dormida, recuerdo tus primeros pasos a los dos años corrías por pan con tu tía Sofía, ella lo anotaba a la cuenta. Cuando por primera vez te miré con el uniforme de la escuela me sentí orgulloso de ti. Te amo hija mía con todo mi amor para ti. Papá.

El dolor de ambos padres es insostenible, la angustia por no saber de ella les carcome a diario el corazón, además de todo este infierno; deben sacar a sus hijos adelante, a los nietos y sobretodo no saben cómo hacerles saber a sus nietas hijas de Gris, qué es la desaparición y que su mamá está desaparecida. Desde las Voces de la Ausencia seguiremos gritando, buscando, levantando piedras para encontrar a nuestras niñas, niños y mujeres desaparecidas.

La indolencia de las autoridades todos los días rebasa nuestro asombro, autoridades insensibles, que deberían guiar, asesorar con amor y respeto a las decenas de familias que a diario acuden en todo el país a denunciar la desaparición de alguien que aman. Familias que deben moverse, buscarlas, gritar por ellas, porque si no las autoridades las dejan en el olvido de la torre de carpetas que a diario se acumulan.

Cuando hablé por primera vez con Benita me dijo, “no tengo dinero, por eso no me hacen caso, por favor ayúdeme”. Sus palabras se clavan en la mente todos los días. “No tengo dinero, por eso no me hacen caso”.

Al preguntar a las autoridades de la Ciudad de México me hicieron saber que habían cometido el error de iniciar la denuncia y tardar meses en turnarla al Estado de México y Puebla, “estábamos en pandemia, todo se complico”.

Y no, no solo es en pandemia.

                                                                                                                  julio 2023

Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.

 P.D. Cada uno de los textos expuestos en este espacio, son con autorización y acompañamiento de las víctimas. Porque solo somos la extensión de su grito de justicia.

@FridaGuerrera

@vocesDLAusencia

La columna rota/ Verónica Villalvazo (FridaGuerrera)

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

BonoBus BUAP
Frida Guerrera

Frida Guerrera

Frida Guerrera es una de las periodistas más reconocidas en cuanto a seguimiento de feminicidios a nivel nacional. Ha relatado casos, acompañado a familias e incluso ella misma ha apoyado a la detención...