Parte 1: la función que tiene las constantes y variables correctas para el crecimiento del patrimonio familiar

Entre una y otra ocasión que te pones a reflexionar sobre el camino que vas a tomar o que has tomado para tu desarrollo y crecimiento personal o familiar, siempre surge la pregunta ¿es el camino correcto? o ¿lo he hecho bien?  

Esto se complementa aún más cuando estás en una tertulia y de pronto escuchas por ahí: ¡yo tengo mi seguro de retiro privado, complementario a mi AFORE, desde los 23 años!, y tú mismo te contestas: ¡caray, creo que voy tarde!, yo no he considerado esa opción.

Hace unos días leí un post de Instagram de alguna revista ejecutiva que decía  “¿Cuánto le cuesta vivir a una familia en la colonia Del Valle?”, el título era alarmante con una monto mencionado de 180 mil pesos al mes, inmediatamente al escribir esta columna me fui a verificar los niveles socioeconómicos (NSE) publicados por la AMAI para el 2024, y en efecto, los NSE´s de segmento “B” pueden acumular, en pareja, ingresos superiores a los 100 mil pesos; por eso para efectos de esta columna tomaré el monto de la AMAI como cifra base para el análisis.

La idea de este artículo es mencionar las variables que conformen una función que te asesore en llevar un crecimiento familiar pleno, considerando muchos sentidos, mencionando las edades óptimas para cada opción y tomando como referencia el comportamiento de familias de clase media alta con nivel socioeconómico de la AMAI “B”.

Como he comentado en otras columnas, desde el momento que se nace y hasta que se sale de la universidad, la única tarea es aprender a comer, a caminar y a terminar una licenciatura. Es decir, a lo largo de tus primeros 23 años de vida es muy difícil que se cree una variable de la función.

El primer “GAP” a analizar es de los 23 a los 30 años. Esta es la edad, en lo general, de la soltería con billete, es cuando ya trabajas, pero no tienes muchas obligaciones financieras. Muchas veces, incluso en esta etapa todavía vives del presupuesto familiar, se vive en casa de los padres con subsidio de la renta, luz, agua, teléfono, tintorería, comida, etc, en esta etapa podemos ver que surgen constantes y variables como estas:

Tarjeta de crédito (TC). Esta es una de las primeras variables que surgen y la cuál considero muy importante. Comúnmente muchos bancos empiezan a ofrecer esta herramienta a jóvenes que están a punto de graduarse. Es importante mencionar que recomiendo tener tu primer antecedente crediticio a los 23 años, pero esto no significa usar el préstamo. Un historial crediticio es sumamente importante para poder acceder a comprar en plazos un carro o una casa.

Alta en IMSS / SAR / INFONAVIT (IMSS). Comúnmente, a la edad de los 23 años, es cuando se empieza a experimentar el primer empleo. La recomendación es buscar tener una afiliación inmediatamente para empezar a acumular prestaciones. Este elemento lo consideraría una constante, aun cuando seas empresario, se debe considerar. Esta constante servirá para que en un futuro se pueda acceder a un préstamo INFONAVIT y a una AFORE, y al final del día siempre será útil.

Restaurantes (Res). Esta es una de las variables que empieza a tener influencia en la función, después de que te gradúas es muy común que empiezas a gastar en bares, restaurantes, discotecas y otros congales que te hacen gastar dinero. Dejémoslo en restaurantes para que se entienda. El gasto en vida nocturna impacta seriamente en el bolsillo de las personas, y más aun cuando van iniciando su vida laboral y de generación patrimonial; sin embargo, considero que ir una que otra vez a restaurantes da experiencias de vida, que posteriormente se vuelven un activo intangible dentro del patrimonio familiar.

Viajes (Via). Esta variable casi va a la par que la de restaurantes, muchos asignan gran parte de su presupuesto a explotar este tema. Claro que es diferente el gasto que se tiene si vas se va de vacaciones a un destino nacional que a un destino internacional. Esta variable, junto con la de restaurantes, inicia en esta etapa de vida y se conserva por siempre. Una familia de clase media alta siempre viaja, y considero que, de igual forma, genera experiencias de vida que posteriormente se vuelven activos intangibles del patrimonio del hogar.

Carro (Car). Si bien el primer carro que tuve fue una Brasilia viejita regalada por mis padres, fue hasta los 26 años que me pude comprar un carro por cuenta propia. Un vehículo constituye un gasto dentro de la función de generación de patrimonio familia, y se experimenta, por primera vez, dentro de esta etapa de juventud. Esta variable comprende todo lo que se relaciona a transporte, consumibles y mantenimientos para mantener esta variable.

Educación (Edu). Curiosamente esta variable tiene una influencia muy alta al arranque de la generación de patrimonio, pero conforme pasan los años, se le va perdiendo interés. Cuando terminas la “uni” te preocupas por el diplomado, la maestría o hasta el doctorado, pero ya que pasa el tiempo, es raro que un cincuentón piense en esta variable. Definitivamente la educación es un activo intangible que te sirve muchísimo en cualquier etapa de vida.

Estas son las primeras constantes y variables de la función de generación de patrimonio familiar. En mi siguiente columna hablaré de ahorro, inversión, vivienda y salud, entre otras. Y al final pretendo recomendarte un porcentaje de asignación de ingreso a cada una de estas consideraciones; pero con lo comentado hasta aquí, si eres un joven recién graduado, ya sabes en lo que tienes que iniciar a pensar.

Comentarios: Jorge.medinasal@gmail.com

Parte 1: la función que tiene las constantes y variables correctas para el crecimiento del patrimonio familiar
Cotizaciones de cripto monedas. Creditos: Especial

Te puede interesar:

Hot Sale Estrella Roja
Columna, Emprende y Aprende

Jorge Medina

Ingeniero Industrial y de Sistemas de profesión, con una Maestría en Economía para Negocios; sus cartas académicas lo llevaron a tener 14 años de experiencia como docente en universidades públicas...