Estado en ¡Estado de Crisis!

La figura del Estado siempre estará bajo la lupa, más allá del discurso, los resultados son los que avalan la efectividad de los gobernantes en turno. Hoy, el Estado Mexicano vive una de sus peores crisis en cuanto a su legitimidad y no es sólo porque estemos a la mitad de un periodo en donde el encanto natural de todo gobernante empieza a terminar y los cuestionamientos sobre la efectividad de su gobierno contra promesas de campaña se ponen sobre la mesa y se cuestionan los motivos que han llevado a los gobernantes a no cumplir con lo pactado.

Iniciemos haciendo memoria de la petición que Lourdes Maldonado haría de forma directa al Presidente, temía por su vida mencionó aquella ocasión y hace pocos días murió asesinada, este hecho es uno más que se suma a los eventos delictivos que hemos visto en los últimos meses como lo ocurrido en Zacatecas en donde el crimen organizado, incluso se da el lujo de dejar un presente en pleno zócalo en el árbol de Navidad, todos estos son mensajes, no deben verse como eventos casuales, por supuesto que son mensajes para la sociedad y el gobierno que nos demuestran la falta de capacidad en este tema, un Estado rebasado sin más palabras.

De ahí nos podemos pasar a las cifras récord que hemos ido logrando en el tema de contagios, el Estado ha fallado en materia de comunicación, es cierto que llegó el momento de hacernos responsables de nuestros actos y tomarnos con seriedad los riesgos de contagio por covid pero eso no significa que el gobierno baje la guardia y deje este tema en manos de los ciudadanos, al final como gobernantes, tienen la obligación moral de continuar con las campañas de sensibilización y promover mensajes que, al ver que los contagios están en aumento, intensifiquen el tono de las campañas y hacer una advertencia sobre la situación que estamos viviendo y ¡no es por demás!, veamos las cifras que cada día rompen récord, ¡simplemente una vergüenza a nivel internacional que demuestran cada día el fracaso de la estrategia en el manejo de la pandemia!

Aplaudimos el logro de ser eficientes para aceptar los donativos que nos han hecho con vacunas y distribuirlas a un sector de la población pero el marcador de vacunación contra contagios se inclina a favor del segundo y por goleada.

Y sí, podemos observar ¡cómo otros países se tomaron en serio el tema de que Ómicron es más contagioso! y entre las diversas acciones implementadas la vacunación para niños se convirtió en una realidad. Ante la presión social por vacunar a menores y algunos amparos ganados, el Estado insiste en que la prioridad no es la población infantil, en plena conferencia López-Gatell se justificó, porque hace mucho dejó de explicar y la gente de creerle, que la OMS sugiere atender grupos estratégicos antes que a los niños, y esa es la razón por la cual se justifica que la vacunación para los pequeños no sea un plan pese a la incongruencia de hacer presión en el sector educativo para regresar a los infantes a las aulas en pleno punto alto de contagios sin que estos estén vacunados.

Y así podemos seguir sumando tropiezos como la iniciativa idealista de que ningún funcionario gane más que el Presidente y en la actualidad no sólo varios lo hacen amparados y con la validez de nuestras leyes, los famosos hijos del presidente no han podido estar impunes de las investigaciones periodísticas en las que se presentan pruebas de una vida lejos de la austeridad que el discurso presidencial busca comunicar.

Al final, en la edición de esta columna, se exponen algunos de los muchos temas que siguen haciendo presión en la imagen actual del Estado y que sin duda no deben minimizarse porque estos descalabros pueden convertirse en una bola de nieve y cobrar factura en el futuro no sólo a los gobernantes, sino en general a todos como país.

Daniel Fajardo

Daniel Fajardo

Comunicólogo reconocido por el Ayuntamiento de Puebla como “Poblano distinguido”. Productor de contenidos para espacios de prensa, radio y medios digitales, los cuales utiliza para la difusión de...