Ardelio Vargas Fosado ataca de nuevo

Dicen por ahí que hay gente testaruda y necia. Y además está Ardelio Vargas Fosado. 

Se mete como la humedad, en todos lados.  

Y es que mi paisano de la Sierra Norte de Puebla nomás se niega a soltar la ubre del erario.  

Salió de Gobernación con Barbosa y salió su junior de SSP, pero su hija Lupita Vargas se mantuvo en Xicotepec con la reelección. 

Y ahora, desde la comida de los 100 días del gobernador Sergio Salomón Céspedes Peregrina ya no se despega de la idea de volver al gobierno de Puebla. 

En específico buscar y rebusca cómo retomar en la SSP.  

Ya lo vieron varias veces en el Complejo Metropolitano de Seguridad C5, como queriéndole hacer sombra a Daniel Iván Cruz Luna. 

Su gente asegura que cualquier día de estos regresa en el relevo del secretario o mínimo consigue que alguno de sus esbirros se acomode en una posición de peso en la dependencia. 

Vaya, por si fuera poco en la reciente Feria de Primavera de Xicotepec de Juárez también le robó foco a su hija Lupita Vargas. 

Incluso los medios de comunicación de la región lo agarraron en entrevista y salió ahí la sugerencia de, ¿por qué no?, suceder a su hija en el poder del pueblo mágico. 

Ándele, como herencia a la inversa. 

Casi cacicazgo.  

¿Se imaginan?  

Después de dos periodos con Lupita Vargas, ¿su papá presidente municipal de Xicotepec? 

Ven por qué les digo que Ardelio Vargas Fosado es lo que le sigue de testarudo

Y no duden que algo logre parándose en eventos públicos del gobernador o retomando su presencia en su tierra.  

Lo que no entiendo es por qué si de la 4T está vetado todo lo que suene a Genaro García Luna siguen siendo muy obsequiosos con Ardelio Vargas Fosado. 

Algo deber hacer bien que ahí sigue, inamovible en la vida política poblana. 

¿El gato del dato? ¿O el dato del gato? 

Queridos lectores esto del periodismo tiene caminos intrincados, retorcidos y muy sinuosos. 

Muchos de los que nos dedicamos a esto nos encontramos con personajes que solamente empañan el oficio que, debo decirlo, es bien ingrato. 

Hacer periodismo en tiempos digitales nos enfrenta a charlatanes que usan Facebook y Twitter para “acercarle el calor” a políticos y que suelen cobrar a cambio de bajar sus campañas negras en redes sociales.  

Se llama César Neri y usa un perfil conocido como El dato del Gato. 

El personaje saltó de soltar ponzoña y difamaciones desde su Facebook a volverse un operador y hasta coordinador de políticos.  

Así como lo lee.  

Un político cholulteca le auspicia su oficina en San Pedro Cholula. 

Y ahora este se dice coordinador de otro político cholulteca que recién acaba de iniciar en Morena es ejemplo de esto.  

Los nombres ya luego los informaremos, porque no les convendría a ambos personajes que se les relacionara con este Don Gato o como le nombre a su perfil de Facebook. 

A los políticos de la región cholultecas o no, los trae azorados. Recientemente emprendió contra Tonantzin Fernández una campaña y la morenista también ha sido víctima de este personaje que la ha denigrado y discriminado.  

Pero el personaje en cuestión debería de revisar mejor sus antecedentes. Por algo se le acusó del delito de violencia contra la mujer en 2019, jamás se ha hecho cargo de sus seis hijos y es tremendo deudor alimenticio. Golpea a sus padres. Es más, dicen que le encanta la harina. Y no hablamos necesariamente de que se dedique a la panadería.  

¿Apoco a los políticos cholultecas les conviene que los asocien con personajes como este señor Don Gato? 

Porque hay quienes pagan para que no les pegue y aún así terminan saliendo en su afamada página.  

No dude que mañana me la aplique a mí.  

Miau. 

 Cuenta hasta 10 

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Te puede interesar:

BonoBus BUAP
Edmundo Velázquez

Edmundo Velázquez

Es egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y cursó la maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos...