Dario Mendoza

Posted inCoordenadas Electorales

Darío Mendoza

Los ejes de una campaña

Saber cuál será el eje de una campaña presidencial, es un factor estratégico para generar una narrativa consistente que logre obtener el respaldo de los electores. Es desde esa definición, que se van a construir todos los mensajes, los símbolos y los actos, para generar una disyuntiva que se vea reflejada, por ejemplo, en la propuesta de votar por el cambio o votar por la continuidad. 

Determinar esos elementos, no se hace a través de ocurrencias, sino a través de entender a la gente, su ánimo social, sus sueños y aspiraciones; pero también entender en donde esta parado nuestro partido, si las marcas partidistas cuentan con opiniones favorables u opiniones negativas. Si los rostros de las candidatas o candidatos registran puntos positivos, o si por el contrario, entre más se conoce al candidato, obtiene más puntos negativos que positivos.

Ya empiezan a aparecer algunos datos en la contienda por la sucesión presidencial en México; por ejemplo, los datos actuales apuntan a que la marca Morena registra más puntos favorables, que las marcas partidistas PRI, PAN y PRD. Es decir, el partido que capta más opiniones favorables es la del oficialismo. Datos muy ligados a los positivos que registra el presidente López Obrador.

Aún es muy temprano para ver si la candidata del oficialismo, Claudia Sheinbaum, y la de la oposición, Xóchitl Gálvez, abonan mayor capital a los partidos que las postulan, o por el contrario, les restan competitividad. Hasta ahora la percepción es que Claudia no es una imagen que, por sí misma, levante una gran pasión en el electorado y simplemente se desliza a través de la fortaleza que le da ser la candidata del gobierno. 

Por su parte, algunas encuestas publicadas le dan a Xóchitl Gálvez más negativos que positivos entre los encuestados. Lo que significa que las candidatas representan dos polos muy definidos, lo favorables al presidente López Obrador, aglutinados con Sheinbaum; y los anti AMLO, aglutinados en torno a Xóchitl Gálvez. Lo que significa que el eje no será el voto por candidatas, sino por la simpatía o la antipatía en torno al presidente, que cada mañana fortalece su narrativa polarizante, donde define la lucha entre liberales y conservadores.

Lo que se observa hasta ahora, es que no son las candidatas, por sí mismas, las que captan y mueven las preferencias, sino la posición que tienen respecto al presidente López Obrador. Hasta ahora Movimiento Ciudadano (MC), se ha comportado más como parte de una estrategia para dividir al voto opositor, que en una real tercera opción.

Con el ataque del Poder Ejecutivo al Poder Legislativo, puede estar surgiendo otro eje estratégico, que sería el voto entre la restauración de la llamada “dictadura perfecta”, con un presidencialismo todo poderoso; o la defensa de la libertad y la democracia, donde hay una clara separación de poderes, de pesos y contrapesos, para evitar que México se vuelva el país de un solo hombre, instaurando un nuevo Maximato, al estilo de Plutarco Elías Calles, donde los militares cobraban un papel protagónico, como de hecho ya ocurre.

Como se puede observar, la definición de esos ejes son una parte crucial para el rumbo que tomarán las campañas presidenciales. Diseñar el paso a paso, la fase por fase, marcada en una ruta de tiempo es apremiante. Aunque haya una buena tripulación, si falla el que lleva el timón para marcar la ruta, el barco transitará sin rumbo claro. Porque, como diría el gato de Alicia en el país de las maravillas, “para quien no sabe a dónde va, cualquier camino es bueno”.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM  

Te puede interesar:

BonoBus BUAP
Dario Mendoza

Darío Mendoza

Darío Mendoza Atriano es consultor en comunicación política y manejo de crisis. Asesora a líderes políticos y del sector privado, en México y Centro América.