Dario Mendoza

Posted inCoordenadas Electorales

Darío Mendoza

Analiza con la cabeza, pero actúa con el corazón

La gente no escucha lo que le dices, la gente sólo escucha lo que quiere escuchar; la gente no ve de manera imparcial, también filtra y ve lo que quiere ver. Es por eso que cuando una elección se polariza, los seguidores de los candidatos sólo se concentran en su propia percepción de lo que quieren creer, y es natural. Por supuesto estamos hablando en términos generales, pero ojo, eso no debe ocurrir en los equipos de campaña. En los equipos de campaña se debe analizar con la cabeza fría y se debe comunicar con el corazón. 

La dinámica electoral hasta ahora no ha tenido mayores sorpresas mediáticas, ni siquiera el debate ha movido las agujas de manera explosiva, pero eso no significa que no se están agitando las aguas profundas y se estén moviendo las percepciones de los electores que, de manera silenciosa, gracias al debate ahora están conociendo a los distintos candidatos que van por la presidencia de México. 

Más allá de las opiniones que se leen y se escuchan en los medios tradicionales y en las redes sociales, podemos decir que hay capas de la población que por fin vieron en acción a las candidatas y al candidato interactuar en este primer debate. El ejercicio de debatir permitió que por primera vez se conocieran de manera diferente a todos los candidatos, pero en especial a la candidata oficialista Claudia Sheinbaum y así quedar expuesta en su lenguaje no verbal, en su comunicación corporal. 

Es interesante lo que nos han comentado algunos encuestadores después del debate: si hubo una variación entre algunos electores, sobre todo, indecisos que al conocer a la candidata de Morena mostraron una opinión negativa; se le ve molesta, fría, enojada, poco empática. Eso no significa que tuvieran una mejor opinión de la candidata de oposición, pero están descubriendo por fin las distintas personalidades. 

De hecho, en un Foro de Forbes donde debatieron Mario Delgado, Enrique de la Madrid y Laura Ballesteros, los tres voceros de los candidatos presidenciales se vieron mucho mejor y captaron mejor la atención del público que los candidatos presidenciales. 

Hasta ahora muchos mexicanos sólo han conocido a los candidatos a través de los spots televisivos, y de allí el valor de los debates; donde la comunicación va más allá de lo que nos dicen los candidatos, toda su imagen corporal, su lenguaje no verbal aparece frente a las cámaras y las percepciones del votante se alteran más por lo que ven, que por lo que nos dicen. 

Muchos opinadores se enfocan en analizar lo que se dijo, pero no como se dijo, a pesar del impacto que tiene el lenguaje corporal en los potenciales votantes, quienes más allá de lo que dicen los candidatos, están “leyendo” las emociones que comunican a través de los micro músculos faciales, su tono de voz, la mirada, su forma de pararse, la forma como miran a los demás.  

Nadie da lo que no tiene. La candidata o el candidato proyectan lo que tienen en su interior. Por ejemplo, el ex candidato presidencial de 1988 y del año 2 mil, Cuauhtémoc Cárdenas, nunca pudo sonreír de manera auténtica en los debates presidenciales en los que participó, y cayó hasta un tercer lugar en las elecciones del 2000, después de casi ganar la presidencia en 1988. 

No sólo es importante el mensaje verbal; lo que se dice, sino ¡cómo se dice! La pregunta es:  ¿los candidatos realmente se creen lo que están diciendo? Eso se nota inmediatamente. Esta es una de las razones por las que algunos debates se tornan aburridos, se concentran más en no cometer errores, o en ganarle al oponente, que en comunicarse desde el corazón con los electores. La empatía no aparece de la noche a la mañana y por eso algunos electores ni voltean a ver el “menú”. En ese escenario algunos electores más informados pueden conformar un voto, ya no en favor de alguien, sino en contra del otro. 

«Lo que estás haciendo habla tan fuerte que no puedo oír lo que estás diciendo». 

– Ralph Waldo Emerson 

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Te puede interesar: 

Hot Sale Estrella Roja
Dario Mendoza

Darío Mendoza

Darío Mendoza Atriano es consultor en comunicación política y manejo de crisis. Asesora a líderes políticos y del sector privado, en México y Centro América.