¡Comparte!

Revista Rayas / @RevistaRayas

El Gobierno de Australia canceló este viernes ―por segunda ocasión― la visa del tenista serbio Novak Djokovic, quien tomaría parte en el Abierto local, por lo que fue deportado.

La decisión de dejar fuera al número 1 en el ranking mundial llegó luego de haber ingresado a territorio australiano con una exención médica que le permitía jugar en el torneo sin estar vacunado contra la covid-19. Djokovic había arribado a Melbourne el pasado 5 de enero.

Hoy he ejercido mi poder bajo la sección 133 C (3) de la Ley de Inmigración para cancelar el visado del señor Novak Djokovic, basado en razones sanitarias y el mantenimiento del orden por ser de interés público”, explicó en un comunicado el Ministro de Inmigración, Alex Hawke, al remarcar que sopesó “con cuidado” la información con la cual contaba.

Y es que la primera vez que Australia le cancelaba la visa, el tenista cayó en una serie de errores e inconsistencias durante su declaración, además de contravenir las órdenes de aislamiento por coronavirus en Serbia.

De acuerdo con información de Sin Embargo, Djokovic dijo que no había viajado en los últimos 14 días previos, aunque sí se trasladó de Serbia a España. Incluso, en su país natal concedió una entrevista a un medio francés a sabiendas que era positivo de covid.

El Gobierno de (Scott) Morrison está firmemente comprometido con la protección de las fronteras de Australia, especialmente en relación con la pandemia de covid-19”, declaró Hawke, al justificar la medida adoptada después de que el Tribunal del Circuito Federal ordenara liberar al tenista el pasado lunes.

El juez había considerado que la cancelación del visado de Djokovic la primera ocasión, lo que motivó su detención, no respetó la “equidad procesal”.

Personas declaradas “antivacunas” expresaron su apoyo a Novak frente al hotel donde estaba concentrado para encarar el Abierto de Australia.