¡Comparte!

En los siete años de existencia de la Liga MX Femenil, las jugadoras han tenido que soportar malas condiciones laborales, por ejemplo, disparidades en los sueldos y prestaciones, en comparación con elementos de equipos varoniles.

La situación escaló a instancias como la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), que el 23 de septiembre de 2021, dio a conocer una sanción a 17 clubes de la Liga MX y a la Federación Mexicana de Futbol (FMF), por coludirse en el mercado de fichaje de futbolistas.

Expuso que desde la creación de la Liga MX Femenil en 2016, la mayoría de equipos de Primera División acordaron un tope salarial, el cual fue dividido en tres partes:

  • Las jugadoras mayores de 23 años ganarían un máximo de 2 mil pesos.
  • Las menores de 23 años ganarían 500 pesos, adicional a un curso formativo.
  • Las jugadoras menores de edad no tendrían sueldo, aunque algunas recibieron ayuda en transporte, estudios y alimentación.

Según la COFECE, esta práctica estuvo vigente desde noviembre de 2016 a mayo de 2019, donde hubo presunta manipulación de los sueldos de las jugadoras y se evitó que los clubes compitieran por su contratación mediante mejores salarios, lo que repercutió negativamente en su ingreso. Así como también ampliar la brecha salarial por razón de género.

Jugadoras de la Liga MX Femenil tuvieron que guardar silencio, a algunas les prohibieron hablar del tema. Otras solicitaron un permiso especial a los encargados de prensa para una entrevista.

En la Liga MX, el sueldo de los jugadores va desde los 666 mil pesos mensuales, según información del portal digital, Serendipia.

Bajos salarios y nulas prestaciones en la Liga MX Femenil

La directora de la liga, Mariana Gutiérrez declaró el 15 de julio de 2022 para el periódico Esto que la liga es un proyecto en desarrollo. Y que con todo lo hecho, marchan por buen camino… La realidad es otra.

Hay jugadoras de la Liga MX Femenil que deben buscar otras fuentes de ingreso, debido a las malas condiciones laborales.

Según la periodista Wendy Herrera, una jugadora de futbol tardaría hasta 89 años en percibir lo que un hombre gana en un año.

De ahí que haya mujeres con apoyos mercantiles. Es el caso de Katty Martínez, patrocinada por una marca deportiva a nivel mundial, y Jana Gutiérrez, quien ha participado en campañas de publicidad de tiendas departamentales.

Pero existen testimonios de jugadoras emprendedoras y han formalizado sus pequeños negocios. Los cuales mejoran su economía, tomando en cuenta el bajo sueldo que perciben de sus clubes.

Hay casos contados en los cuales las jugadoras figuran con salarios bastante prometedoras. Alicia Cervantes, hoy goleadora con las Chivas, en su paso con el Atlas llegó a ganar mil 500 pesos, que poco a poco apagó sus sueños de jugar futbol, aunque luego de su llegada a las rojiblancas pudo mejorar su salario.

Nosotras no generamos tanto como los hombres, debemos ser autocríticas, tenemos que mejorar en muchas cosas, de ahí que tengamos un mejor sueldo, no lo van a igualar como los hombres, pero sí un mejor salario”, declaró para sdpnoticias.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Desigualdad en el trato de las jugadoras a diferencia de equipos varoniles

La desigualdad entre el trato al equipo varonil con respecto al femenil sigue muy marcado en México. Además, los accesos a los servicios de salud y transporte son muy reducidos.

Un caso reciente es el del Club Puebla Femenil. CENTRAL pudo saber que en el partido ante Chivas Femenil de la jornada 6 del Clausura 2023, las poblanas tuvieron que viajar en autobús desde la Angelópolis a la Perla Tapatía. Fue un viaje aproximado de 9 horas y 45 minutos, en contraste con los traslados del primer equipo, que se transportan a Guadalajara en avión.

Aunado a ello, previo a los enfrentamientos como locales, las jugadoras no cuentan con “hotel de concentración”, como el equipo mayor. Cada jugadora de La Franja tiene que llegar por su propio medio al estadio Cuauhtémoc.

Mundos distintos en la Liga MX Femenil

Las disparidades en la Liga MX Femenil y malas condiciones laborales son notorias entre los clubes nacionales. Los equipos regiomontanos destinan presupuestos anuales de entre 25 y 35 millones de pesos, según información del podcast Futvox Femenil.

Pachuca, Chivas y América han tenido que invertir para reforzar sus equipos no solo con jugadoras nacionales, sino con futbolistas internacionales.

Para el Apertura 2021, la Liga MX Femenil aprobó que los equipos recibieran jugadoras no formadas en México. Por lo que contrataron a jugadoras centroamericanas y sudamericanas.

Y en todo caso, tener en calidad de préstamo a jugadoras con actividad en Estados Unidos, con el objetivo de tener actividad mientras su liga no se lleva a cabo.

Por ejemplo, América se hizo de los servicios de la norteamericana Sarah Luebbert. Además de las españolas Andrea Pereira y Andrea Sánchez, y la francesa Aurelie Kaci.

Hoy Tigres cuenta con las norteamericanas Mia Fishel y Riley Mattinggly. Antes tuvo en sus filas a la nigeriana Uchenna Kanu, quien se fue a la Liga de Estados Unidos con el Racing Louisville, club que desembolsó 150 mil dólares, el traspaso más caro en la Liga MX Femenil.

Pachuca rompió el mercado en julio de 2022 con la contratación de la exjugadora del Barcelona, Jennifer Hermoso. La “Tetrapichichi” tuvo un salario de 100 mil euros al año. Equivalente a 2 millones de pesos mexicanos. Pero el Pachuca no ha dado detalles del salario de la delantera.

Más clubes nacionales se refuerzan con jugadoras extranjeras con grandes cantidades de dinero.

La realidad es que otros clubes no tienen el poder adquisitivo para reforzarse de esa forma. Por lo que las jugadoras llegan y cambian de equipo sin tener un traspaso económico ni la garantía de ganar mejor como futbolistas profesionales.

El certamen femenino nació para darles la oportunidad a las mujeres de formar parte del balompié nacional, un proyecto que beneficiaría, también, a la Selección Mexicana femenil.

Te puede interesar:

BONOBUS