¡Comparte!

Mala alimentación, suciedad, fauna nociva, deficiencias en la atención médica y el hacinamiento, son algunos de los problemas que diariamente enfrentan los reclusos en las prisiones de Puebla.

En la entidad, existen cerca de 8.9 mil personas en prisión, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (Enpol) 2021. Diariamente, deben resistir diversas complicaciones en la red penitenciaria, que van desde los servicios más básicos.

Al menos cinco penales destacan como los que presentan peores condiciones. Se trata de los Centros de Reinserción Social (Ceresos) de Puebla capital, Tehuacán, Tepeaca, Chignahuapan, Zacatlán, según la información recopilada del Diagnóstico Estatal de Supervisión Penitenciaria en 2022.

En este documento, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CDH), registró el estado de las 20 prisiones de Puebla que visitaron, entre junio y julio del año pasado. DandoData hizo un balance de las deficiencias documentadas, en inspecciones y entrevistas.

Del análisis, se desprende que siete Ceresos tienen problemas de hacinamiento, lo que equivale al 35% de los penales de la entidad. Los casos más graves ocurren en Puebla capital y San Pedro Cholula. En el primero, se estimó un hacinamiento del 400%, mientras que, en San Pedro, los visitadores documentaron que había 557 internos, cuando el cupo era de 218.

En cambio, informaron que tres penales tienen problemas relacionados a la falta de recursos que deben entregar los ayuntamientos. Esto sucede en Tecali de Herrera, Chignahuapan y Zacatlán.

Los internos de los Ceresos de Acatlán y Libres, sufren de problemas alimenticios. Dijeron a la CDH que no tienen los tres alimentos reglamentarios y que la comida está en malas condiciones.

A esto, se suma que los internos del 40% de estos penales reciben una deficiente atención médica o psiquiátrica. En Chignahuapan, los internos se enfrentan a la falta de medicamento.

Infografía de las prisiones de Puebla.

Chinches, cucarachas y roedores en prisiones de Puebla

Otro problema frecuente, es la falta de iluminación y de ventilación en determinadas secciones de las prisiones de Puebla. Siete de los veinte Ceresos tienen un servicio deficiente.

Por cuanto se refiere a la ventilación e iluminación, se observa una constante en su insuficiencia en la totalidad de instalaciones”, destacaron los visitadores en el penal de Tepeaca.

La falta de instalaciones limpias es una de las fallas más frecuentes. En 12 de los 20 Ceresos, es decir, en el 60%, los internos deben lidiar con la suciedad de los baños, de las cocinas o de las áreas comunes.

Hay casos alarmantes en Ciudad Serdán y Teziutlán, donde la CDH detectó chinches, cucarachas y roedores en las inmediaciones. En el penal de Tepexi de Rodríguez, encontraron bichos en los buzones de queja de los patios.

La situación es más crítica en Zacatlán. “En el área de visita íntima, se observó la presencia de fauna nociva, consistente en insectos con apariencia de chinches y cucarachas”, destaca el reporte.

Estado de las prisiones en Puebla.

En el 40% de los penales tampoco tienen una infraestructura adecuada. Hay problemas de filtración de humedad, entre otras fallas.

Además, se documentó que, en seis prisiones de Puebla, es decir, en el 30%, las instalaciones eléctricas no eran seguras para las personas privadas de la libertad.

De igual manera, en el 40% de las prisiones, las mujeres internas estaban en riesgo de alguna agresión por mantener contacto con hombres en distintas áreas de convivencia. Eso sucede en Tehuacán, San Pedro Cholula, Zacatlán, Libres, Zacapoaxtla y Tlatlauquitepec.

En seis penales, hubo falta de capacitación de custodios y trabajadores. En Huauchinango, ocurrió algo singular. El personal de la Subdirección Jurídica informó a la CDH que no tenían manuales de procedimiento “para el desarrollo de sus funciones, lo que representa riesgos para la seguridad, salud, higiene, operación y atención”.

Tabla de las prisiones en Puebla.

No todo es malo…

Aunque predominan las deficiencias, hay puntos favorables en algunos penales de Puebla. La CDH registró que, en Libres, trabajan en la dignificación de los espacios. Los visitadores vieron la instalación de azulejos, repisas y bases de manera para colchonetas.

En cambio, la “mayoría de las instalaciones del Cereso de Ciudad Serdán, se encontraban en buenas condiciones de uso y conservación”. En Acatlán, las autoridades pintaban la prisión.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

A su vez, en el penal de Zacapoaxtla hubo mejoras con respecto a la inspección del 2021. Entre las mejoras, destaca la distribución correcta de la población.

También, “se privilegia la asignación de personas con discapacidad, personas adultas mayores y personas con movilidad reducida, en los dormitorios de fácil acceso”.

Te puede interesar:

Cholula TAPO