25 de Junio del 2022

8 años sin Agnes

Por Edmundo Velázquez / /
CUENTA HASTA DIEZ

Hoy hace ocho años una mujer transgénero, Agnes Torres, nos dejó un gran vacío.

La activista Agnes Torres Hernández era atrevida, educada, inteligente, sagaz, dura.

Cuando la conocí ya era legendaria.

Aún recuerdo la horrible sensación de despertar el 10 de marzo con los mensajes en Twitter de sus amigos y conocidos.

Aún recuerdo la manifestación que se organizó en minutos y que después cimbró el zócalo de Puebla con el enojo de la comunidad LGBTTTI en Puebla.

Aún recuerdo el cartel que hicieron con su rostro y las veladoras que se colocaron alrededor de la fuente de San Miguel.

Cinco cobardes le habían quitado la vida y con el tiempo todos, uno a uno, enfrentaron los cargos por su homicidio.

Hoy queda uno aún, Jorge F., a quien le resta escuchar la sentencia.

Al resto de los participantes en su homicidio les salió barato.

Uno, un menor de edad, ya incluso purgó su condena que gracias al sistema especializado en adolescentes no fue mayor a los cinco años.

Tres más pasarán entre 25 y 30 años en prisión.

Insisto, a todos ellos les salió barato el crimen.

El principal instigador del homicidio, Jorge F. fue detenido finalmente después de siete años de andar a salto de mata.

A finales del 2019, Jorge F. fue detenido en Villa Aldama, Veracruz.

La Agencia Estatal de Investigación no tardó mucho en detenerlo después del proceso que abrió el juez de Atlixco, Enrique Romero Razo, en contra de Juan Luis Galán Ruiz por desobediencia y la evasión a cumplir la orden de aprehensión girada desde 2012 contra el principal instigador del homicidio de Agnes.

Así como le procuraron una guarida donde se mantuvo escondido estos últimos años, la familia de Jorge F. ha desembolsado sus últimos pesos en mantenerle comodidades dentro del penal de San Miguel.

Agnes Torres, dicho por todos sus amigos y familiares, estaba destinada a cambiar el futuro de quienes la conocimos.

Increíblemente, el Congreso Local no piensa lo mismo.

La Ley Agnes, o Ley de Identidad Sexogenérica que ella misma comenzó a cabildear meses atrás de su muerte, sigue estancada.

Hoy se cumplen ocho años de vivir sin la activista.

Pero a Agnes la siguen matando las instituciones que le negaron identidad.

Hasta la fecha en Puebla siguen siendo invisibles las personas transgénero.

Agnes aún espera la sentencia de uno de sus homicidas.

Y Puebla, y las personas transgénero, aún esperan la Ley Agnes.

***

Ayer 8M salieron miles de mujeres en Puebla, Ciudad de México, Xalapa, Guadalajara, Monterrey…

En todas las capitales del país se manifestaron.

Ayer las mujeres salieron y hoy, hoy no saldrán a sus puestos de trabajo.

Ojalá sea la mayoría.

Ojalá hagan muy visible el hueco que dejan.

Porque así nos ha pasado con muchas víctimas de feminicidio.

Cada mujer es irremplazable.

#NiUnaMenos

ANTERIORES

Puebla GOb

Puebla GOb