29 de Mayo del 2022

La Mega Coalición y un “Dulce” revés en Tlaxcala para Morena

Por Edmundo Velázquez / /

CUENTA HASTA DIEZ

Decir que Dulce Silva será la candidata de Morena por la gubernatura de Tlaxcala porque es la esposa de César Yáñez, coordinador de Política y Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es el análisis más obvio y vago que podrá leer próximamente.

Las noticias que llegan desde la comarca tlaxcalteca es que el despliegue mediático, y la ola de publicaciones en redes sociales de parte de Dulce Silva, solamente exhiben la desesperación para que sea tomada en cuenta en la interna de Morena.

Porque las cosas cambiaron bastante con la mega alianza anunciada el 2 de diciembre por dirigentes y representantes de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN), Alianza Ciudadana (PAC) y Socialista (PS).

La mega coalición “Unidos por Tlaxcala” para conformar un proyecto en común para la elección a la gubernatura en 2021 modificó mucho el plan de López Obrador para este estado.

A eso hay que sumarle la repentina muerte del senador Joel Molina, quien se perfilaba a ser uno de los fuertes contendientes de la interna.

Y el interés que despierta el hecho de que, ahora, cuentan con varias precandidatas.

La semana pasada Morena (que se pasó las medidas de la contingencia por el arco del triunfo en los registros de precandidatos) ya tuvo su desfile de las aspirantes.

Ana Lilia Rivera, senadora de Tlaxcala; Lorena Cuéllar, diputada federal y Dulce Silva, empresaria y ahora autoproclamada activista.

Para los menesteres de López Obrador, Ana Lilia Rivera sonaría más lógica. Una mujer totalmente de izquierda, cercana al movimiento y conocida en su estado. Una candidata que seguro tomaría él en cuenta y podría tener un resultado digno, ahora que todos los partidos se aliaron contra Morena.

De Lorena Cuéllar habla más su priismo pintado ahora con los tonos Morena. Vaya, de rojo a rojo quemado.

De estirpe totalmente priista, Cuéllar trae un fuerte grupo de tricolores que aún pesan en muchos municipios de Tlaxcala.

Y, además, la semana pasada vimos el efecto Dulce en Morena. Lo cual ha desconcertado más de lo que ha agradado en Tlaxcala.

Es más, parece que en vez de Dulce esto va para Diabetes ante los excesos mediáticos.

Primero los miembros del equipo de Joel Molina se sumaron al ¿proyecto? de Dulce Silva.

Después apareció una campaña con muchos artistas e influencers.

Luego apareció presumiendo un árbol navideño que envidiaría la mismísima Martha Debayle en su Facebook.M

Más tarde la vimos en su registro, que como ya dijimos fue muy nutrido y sin miedo al covid-19.

El sábado presumió una entrevista con Milenio (y hablamos de Milenio Puebla, parece que es de las que cree que Tlaxcala sigue siendo el traspatio poblano) en donde habla más de sus dotes culinarios, y lo mucho que le gusta ver películas con su marido.

Presa

Así, marido a secas. Ella, en esa entrevista, cree que nos olvidamos que uno de los hombres más cercanos a López Obrador es su marido.

Ayer anduvo en una reunión con un club motociclista en Tlaxcala. Con mucha bota chofer y chamarra de cuero. Cómo no.

¿Pero eso quieren los tlaxcaltecas?

Entre estos excesos del lado de la candidata que acapara las opiniones (negativas, en mayoría) la megacoalición parece ser la antesala de un Morena desquiciado en Tlaxcala.

Los tres perfiles se parecen a las tres alas que, a nivel nacional, han provocado una disparidad de criterios de qué consideramos que se supone es Morena, el partido del presidente.

Primero, los morenistas puros y de izquierda, seguidores desde siempre de AMLO.

Después, los ex priistas que están cambiando sus colores en el mejor ejemplo gatopardista.

Y, al final, los improvisados, quienes se cuelan en la política porque cuentan con el respaldo de algún cercano a AMLO o del mismo presidente.

Parece que la mega coalición “Unidos por Tlaxcala” cumplió un primer objetivo: exhibir que aún Morena en Tlaxcala está muy descolocado.

Puebla GOb

Puebla GOb