01 de Octubre del 2020

El escandaloso negocio de Tony Gali con el Smart City

Por Osvaldo Macuil / /

Osvaldo ident

El ex gobernador de Puebla, Antonio Gali Fayad debe explicar por qué una empresa a la que entregó 158 millones de pesos en contratos cuando fue alcalde y gobernador de Puebla, le dio un cargo honoríario para representarla.

Si bien no hay ninguna ilegalidad en el hecho de que haya aceptado el cargo, es inmoral que forme parte de un consorcio que recibió contratos multimillonarios y recursos del erario poblano para organizar cuatro ediciones de la Expo Smart City en la Angelópolis.

Hace un par de semanas, el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso de Puebla, Gabriel Biestro denunció que el Smart City se financió con recursos públicos y el exgobernador aprovechó para promocionar su imagen rumbo a la elección de 2012.

Esto desató una polémica en el círculo político de Puebla que derivó en la comparecencia del secretario de Finanzas y el de Turismo, Jorge Estefan Chidiac y Alejandro Cañedo. Ante los diputados locales revelaron que en total Expo Smart City recibió 158 millones de pesos para 4 ediciones.

Fira Barcelona México es la empresa que recibió los recursos para realizar esta exposición. En 2016 se dio el primer pago. Sin embargo, fue hasta 2017 cuando se constituyeron legalmente como sociedad mercantil. Este es otro punto que debe explicar el exgobernador Gali.

Otra irregularidad detectada es que no se conocen a los verdaderos dueños de esta empresa. Fira Barcelona México está conformada por dos sociedades: Diseño, Señal y Símbolo S.C. y Fira Barcelona International Exhibitions and Services. La primera es mexicana y la segunda es internacional.           

Diseño, Señal y Símbolo es una sociedad civil y a pesar de ello intentó vender los proyectos de Barrio Smart, a través del cual se intentó generar espacios “inteligentes” con infraestructura para mejorar la movilidad urbana.

En 2017, el Ayuntamiento de Atlixco le pagó a esta empresa más de 7 millones de pesos para construir un Barrio Smart. En San Andrés en Cholula y en la capital se tenía contemplado replicar este proyecto, pero al final quedaron suspendidos.

Las irregularidades en este tema han ido surgiendo en la medida en que se revela la información de los contratos. Seguramente los diputados de Morena que buscan a toda costa reabrir cuentas públicas del morenovallismo ya tienen en la mira el punto para despejar todas las dudas en torno a estos contratos que huelen a corrupción. 

ANTERIORES