01 de Octubre del 2020

Morena convertirá a Aguilar Chedraui en el nuevo Arango

Por Osvaldo Macuil / /

Osvaldo ident

Si los morenovallistas pensaban que tras ganar la gubernatura, el Movimiento de Regeneración Nacional solo se iba a dedicar a instaurar la Cuarta Transformación en Puebla, se equivocaron. El nuevo régimen buscará casos de corrupción para entregarle cabezas a los poblanos.

Desde el Congreso de Puebla, Gabriel Biestro Medinilla —principal operador del gobernador electo, Luis Miguel Barbosa Huerta— le declaró la guerra a Jorge Aguilar Chedraui, uno de los hombres más cercanos al exgobernador, Rafael Moreno Valle.      

JACH fue de todo en el sexenio morenovallista. Secretario de Salud, aspirante a alcalde de Puebla, diputado local, presidente del Congreso, y candidato fallido a diputado federal.

En la Secretaría de Salud es donde se cometieron los mayores escándalos de corrupción. CENTRAL documentó el quebranto multimillonario que se generó a las arcas estatales a través de la remodelación de unidades médicas, que no fue más que una fachada para triangular recursos y entregárselos a empresas ligadas al entonces funcionario estatal.

Ahora que Morena tiene el control del Congreso de Puebla y de la Comisión Inspectora, el primer golpe que darán, será reabrir las cuentas públicas de Aguilar Chedraui como secretario de Salud para encontrar esas anomalías.

El nuevo grupo que ejerce el poder en Puebla no solo buscará exhibir a uno de los pilares del morenovallismo, sino encarcelarlo.

Morena pretende que Jorge Aguilar Chedraui ocupe la celda que dejó vacía en el penal de San Miguel, Alfredo Arango García, el exsecretario de Salud en el sexenio de Mario Marín Torres, detenido en 2012 por enriquecimiento ilícito desde esa dependencia. Aunque unos años después recobró su libertad.

Pero a diferencia del morenovallismo que solo entregó una cabeza del marinismo, Morena y el barbosismo pretenden documentar una red de corrupción que implicaría a los titulares de Salud y de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En esta última dependencia crecieron exponencialmente los recursos para la nómina educativa y varias organizaciones denunciaron que los recursos se pagaban a aviadores o a gente que no laborada en funciones educativas.

Seguramente la lista de morenvoallistas en la mira crecerá en próximos días. En ella tendrá que estar Jorge Cruz Bermúdez, quien como titular del Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos tuvo presupuestos elevados, sobre todo en la reconstrucción de escuelas tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, y muchas de ellas no se terminaron o se emplearon materiales de calidad.

Otro morenovallista señalado de corrupción ha sido Pablo Rodríguez Regordosa, a quien se ha acusado en múltiples ocasiones de beneficiarse con la llegada de Audi a Puebla. Al ahora dirigente municipal del PAN lo señalaron de adquirir terrenos en la zona aprovechándose de la información que les brindó la firma alemana para instalarse en Puebla.   

Este es el escenario que les espera a los morenovallistas de aquí al 1 de agosto cuando rinda protesta, Luis Miguel Barbosa.       

ANTERIORES