05 de Diciembre del 2019

El poder de una imagen y la normalización de la violencia en Puebla

Por Edmundo Velázquez / /
El poder de una imagen y la normalización de la violencia en Puebla
Foto: Especial

 

CuentaHastaDiez

Si la información que ha llegado al escritorio de la secretaria María de Lourdes Rosales, titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal no falla, parece que desde hace unos meses ha repuntado el robo a negocios.

En específico aquellos negocios instalados como casas de empeño en las zonas del norte y centro de la ciudad de Puebla.

Por lo menos a partir de febrero comenzó el repunte y provocó incluso un par de reuniones con los empresarios del ramo y la titular de la SSPTM. 

Pero, es curioso, los casos comenzaron a viralizarse en redes sociales desde diciembre del 2018 y enero de este año, cuando circularon los primeros videos del modus operandi que siguen los ladrones.

Las imágenes son impactantes. Puede verse a los sujetos mantener encerrados a los empleados mientras ellos destrozan todas las galerías y se llevan los artículos. 

Pareciera que el video no solo sirvió para informar. 

Los usuarios de las redes así como generadores de contenido en los medios de comunicación tuvimos parte de la responsabilidad quizá en ese repunte.

Porque les dimos la receta a los asaltantes de cómo robar en poco tiempo y sin gran problema. 

Con los videos que se volvieron virales no solamente se exhibió el método de los asaltantes para el robo.

Con las imágenes también se notó que las casas de empeño son en específico débiles al momento de sufrir un asalto. 

Al momento en que un atraco comienza en una de estas casas de empeño, los empleados se resguardan en zonas que consideran seguras.

Sin embargo permanecen áreas a la mano de los asaltantes y el robo se convierte en un verdadero picnic. 

A lo endeble de estos negocios se suma que incluso no contratan seguridad privada o está mal capacitada para actuar en un momento de crisis. 

Y claro, la responsabilidad de las autoridades debe ser resguardar estos sitios para que los empresarios no eroguen salarios extra. 

Recuerdo que por el 2006 y 2007, Puebla comenzó con un repunte en suicidios. 

Mientras más se informó del tema, parecía que más ocurrían. 

Y quizá, como lo decía antes, los medios de comunicación tuvimos parte de la responsabilidad. 

En algunos casos de los suicidios publicados en distintos medios de comunicación encontrabas los métodos específicos para realizarlos. Sin satanizar nuestro papel, en ese entonces siendo tan específicos se insertaba entonces en la imaginación de un potencial suicida el método o la receta de ir a su muerte. 

También estamos siendo corresponsables en darles los métodos a los maleantes para realizar sus fechorías y además normalizamos la violencia que todos los días ocurre y se multiplica en Puebla y el país. 

Todos los días nos enfrentamos a imágenes de cómo, a qué hora y dónde. Y las reproducimos una y otra vez.

Pareciera que la  información incluso se está volviendo en nuestra contra.

Por lo pronto, desde la semana pasada, para inhibir el robo a comercio en Puebla, el Ejército Mexicano, la Policía Estatal y la Policía Municipal se han sumado con el operativo #PorUnNegocioSeguro.

Aún no sabemos si rendirá frutos, pero las autoridades prometen que el tiempo de atención sea de entre 3 y 5 minutos cuando cualquier negocio reporte un asalto.

¿Funcionará? 

La inseguridad en Puebla se ha tornado un problema con el que ya convivimos sin asombrarnos y al cual parece que nos estamos acostumbrando.

ANTERIORES

WhatsApp Image 2019 12 04 at 13.53.26

WhatsApp Image 2019 12 04 at 13.53.26