27 de Septiembre del 2020

La suerte de un asesino: así vive el homicida de Agnes Torres en San Miguel

Por Edmundo Velázquez / /
La suerte de un asesino: así vive el homicida de Agnes Torres en San Miguel
Foto: Central

 CUENTA HASTA DIEZ

Hace exactamente una semana Jorge F. Z. cambió su estatus legal de prófugo de la justicia.

 

Al joven chipileño, acusado por ser el principal incitador del odio contra la activista transgénero Agnes Torres, se le acabó la suerte.

¿O quizá no?

Luego que el juez Enrique Romero Razo presionó a la Fiscalía General del Estado para que, por fin, se le detuviera luego de 7 años a salto de mata, la Agencia Estatal de Investigación lo aseguró en un rancho de Villa Aldama, Veracruz.

Fue trasladado el lunes 9 de diciembre pasado a Puebla y se le puso a disposición del juez.

Una serie de hechos inesperados le están sirviendo de aliciente al homicida.

Debido a que el caso se lleva por el juzgado penal de Atlixco, debió esperar  su sentencia en la que era una de las peores prisiones municipales, de las más hacinadas y donde incluso el drenaje se encontraba a cielo abierto.

Sin embargo, después del sismo del 19 de septiembre del 2017, la prisión de Atlixco dejó de funcionar y fue evacuada. Todos los reos de Atlixco permanecen en el Centro de Readaptación Social de la capital de Puebla, San Miguel. 

VER: Siete años después, detienen al asesino de la activista transgénero Agnes Torres en Veracruz

Así que Jorge fue enviado a San Miguel, en donde se ha encontrado con otros factores, irónicamente, a su favor.

No hizo antesala en Estancia de Ingreso y otros espacios donde seguro quizá no habría tenido tanta comodidad.

Quién sabe por qué pasó directo al Dormitorio I.

Alguien le agilizó trámites.

Los propios custodios del penal de San Miguel lo tienen muy consentido.

A la par, su familia sufre en Chipilo, la junta auxiliar de San Gregorio Atzompa.

Él vive cómodamente dentro de prisión esperando su sentencia pero afuera su familia la pasa mal.

Vecinos de Chipilo han relatado que su familia vendió todo para poder pagar su fuga, sus traslados y su vida entre Quintana Roo, Veracruz y Puebla los últimos 7 años.

Y ahora han comenzado a rematar lo que les queda.

¿Por qué? Por los gastos que Jorge eroga para una vida cómoda dentro del penal.

La preguntas es, ¿quién protege al asesino de Agnes Torres ahora?

¿Por qué un homicida tiene tanta suerte?

¿Qué harían las autoridades penitenciaras de Puebla, recién nombradas y que tanto están buscando el cambio del sistema, si supieran que algunos de los Policías Custodios están consintiendo a este personaje?

¿Jorge F. Z. seguirá teniendo tanta suerte?

Eso está por verse.

inte murd

ANTERIORES