25 de Abril del 2019

El infierno en la ciudad de Puebla: Los Sectores 1 y 4

Por Edmundo Velázquez / /
El infierno en la ciudad de Puebla: Los Sectores 1 y 4
Foto: Central

CuentaHastaDiez

Ya entre los uniformados de la ciudad de Puebla trasciende que la secretaria de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, María de Lourdes Rosales está afilando la guillotina.

Pregúntele a sus amigos más cercanos en la policía municipal.

Todos se voltean a ver porque sienten las horas contadas.

Seamos honestos, si a la llegada de Claudia Rivera a la alcaldía de Puebla –el 15 de octubre pasado– hubieran cambiado mandos de inmediato, la ciudad habría estado aún más fuera de control.

Así que, sabiamente, María de Lourdes Rosales esperó plazos fatales. Entre ellos la emisión de la convocatoria para los nuevos mandos y después, la solución de la ingobernabilidad con las elecciones de Juntas Auxiliares.

Este último punto está atrasando aún más los cambios en los sectores. En cuanto a la convocatoria, pocos, muy pocos, cumplen con los requisitos.

El que más pesa es precisamente la total pulcritud en cuando a investigaciones de la dirección de Asuntos Internos.

Aquellos que aspiren a quedarse en su sector o llegar a titular en un puesto, no pueden tener un solo tema abierto en Asuntos Internos.

Ya entre los propios policías se está adelantando ya la quiniela de las primeras bajas.

Y están en lo puntos flacos de las dos zonas más complicadas de la ciudad: Norte y Nororiente.

Tanto en el norte de la ciudad tenemos el narcomenudeo desatado y qué decir de las bandas de huachicol y de gas.

Entre los eslabones débiles se encuentra Ángel García González, el jefe del Sector 4, quien no está dando el ancho en las zonas de San Pablo Xochimehuacán, San Jerónimo Caleras, Ignacio Romero Vargas y San Felipe Hueyotlipan.

Y el segundo sector más complicado se encuentra Jaime Rodríguez Amaro, titular del Sector 1, a quien le tocan sitios como Xonacatepec, Canoa, San Sebastián de Aparicio, La Resurrección, Amalucan y Clavijero.

En el caso de Rodríguez Amaro tiene que subrayarse que cinco de sus agentes están bajo investigación por escándalos recientes.

Recordará a los dos querubines detenidos por extorsión a un grupo de jóvenes que bebían en vía pública en Los Fuertes, y a un tercer policía que terminó violando a una de las mujeres que se encontraban detenidas.

Y está el otro caso, los dos agentes detenidos por ministeriales en Plazas Amalucan por omitir el reporte de robo de una camioneta a la que ya le habían echado el ojo.

Vaya, el jefe del Sector 1 simplemente no existe para sus subordinados.

Ambos sectores pueden llegar a tener hasta 40 o más eventos delictivos en una semana. Y a lo mucho, según las mesas de seguridad que preside la propia Claudia Rivera, pueden bajar la incidencia a 20 casos pero rebota siempre.

Así que el resto de los sectores (2, 3, 5 y 6) se han mantenido conteniendo todo lo que sube en el norte y nororiente de la ciudad.

La pregunta es, ¿tomará esto en cuenta la secretaria María de Lourdes Rosales?

O, como muchos uniformados temen, aplicará la fórmula escolar de que aquellos que cumplan los requisitos se quedan, aunque tengan desempeño pésimo.

Esperemos no sea así.

Por el bien de Puebla.  

ANTERIORES

Publicidad