17 de Julio del 2019

Un misógino que escapó de La Maña Jarocha: el autor de la campaña del Foxis

Por Edmundo Velázquez / /
Un misógino que escapó de La Maña Jarocha: el autor de la campaña del Foxis
Foto: Central

CuentaHastaDiez

Seguramente usted lo leyó en Periódico CENTRAL.

En este clima de inseguridad, de hiperviolencia, en el que todo ser humano se vuelve un objeto capaz de ser explotados, apareció una publicación que hizo que quisiéramos arrancarnos los ojos.

Hablo de la absurda, triste, errónea, misógina y nefasta publicidad que hizo el table dance “Foxis”.

Esa que utilizó el hashtag #NiUnaMenos para ironizar que los hombres podrían entrar a ese table dance, para sentirse protegidos.

Obviamente, burlándose de la estrategia que negocios, cafeterías, tiendas y hasta automotrices han iniciado para apoyar a las mujeres a que se sientan más seguras en Puebla.

La publicación del “Foxis” no pasó inadvertida precisamente por la falta de sensibilidad que mostraron aquellos que se encarguen de su manejo de redes sociales y de su publicidad.

El tema provocó que incluso el Instituto Poblano de las Mujeres reprobara el manejo de este tipo de contenidos en redes sociales para ganar clientes, mofándose de esa catástrofe que vivimos todos los días.

Tan solo la noche de ayer, jueves 7 de enero, nos fuimos a dormir con el feminicidio de una madre y su hija en Santiao Miahuatlán.

Y mientras tanto, un table dance, un sitio que vuelve atractiva la cosificación de la mujer y promueve y normaliza la “cultura de la violación” se mofa de la tragedia.

Lo peor: la idea fue del empresario que está detrás del Foxis.

Abraham Ruiz Aguilar es el empresario veracruzano propietario de ese sitio y del Butchers Steak House, otro table dance disfrazado de restaurante especializado en cortes de carne que, como el Foxis, se encuentra en la Recta a Cholula.

¿Quién es Abraham Ruiz Aguilar?

Este empresario jarocho apenas tiene unos meses en Puebla.

Proviene de Córdoba, Veracruz. Prácticamente huyó de su tierra.

Cuentan las malas lenguas, que usualmente tienen muy buenos datos, que Abraham es adicto a llamar la atención.

Sus campañas para anunciar los negocios que poseía en Veracruz, la mayoría giros negros, le provocaron que fuera alguien demasiado visible.

(Casi como pasó acá en Puebla que bastó un post para volver negativamente famoso su table dance)

Abraham Ruiz terminó apuntado por el largo dedo de La Maña Jarocha.

Y recibió varias amenazas.

Así que salió del territorio veracruzano para llegar a instalarse en recientes fechas en Puebla.

En la Recta a Cholula, en donde puso no uno, sino dos clubes de desnudistas que funcionan, obviamente, con licencias de restaurante bar.

De un lado de la Recta, el Foxis; del otro lado, el Butchers Steak House.

Y había mantenido un perfil bajo. Discreto. Casi ausente.

Hasta que se le ocurrió esta campaña.

Y la broma ahora se le puede voltear.

No vaya a ser que lo vengan a buscar de Veracruz, ¿verdad?

ANTERIORES