21 de Noviembre del 2019

El día que Amézaga pidió la atención para uno de sus muchachos

Por Edmundo Velázquez / /
El día que Amézaga pidió la atención para uno de sus muchachos
Foto: Especial

 CUENTA HASTA DIEZ

Apenas pasaron dos meses y la gente de confianza que trajo el secretario de Seguridad Pública Estatal, Miguel Ildefonso Amézaga, ya está agarrando confianza para hacer sus desmanes.

Así ocurrió la semana pasada con Yonni Martín, uno de los hombres más cercanos de Narciso Peña Cortés, actual titular de la Subsecretaría de Coordinación y Operación Policial.

Yonni es de los más cercanos a Narciso Peña desde que fungió como director municipal de Boca del Río, Veracruz en donde hizo un trabajo sin pena ni gloria.

La noche del 9 de octubre pasado Yonni se dio a conocer con los compañeros uniformados de Puebla.

Viajaba en estado de ebriedad en un automóvil negro.

Y ya sabe, el muchachón comenzó a presumir sus influencias con Miguel Ildefonso Amezaga, con Narciso Peña y hasta con Dios Padre.

Y es que el problema no era que viajara en primer grado de alcoholemia acompañado de otra dama (también trabajadora de la SSP) en igual o peor estado.

No, esa no fue la bronca.

Yonni portaba una pistola Glock 9mm, matrícula MRX070 con 16 cartuchos sin percutir.

Y ustedes dirán: Claro. Si trabaja en la SSP pues claro que puede portar arma.

Sí, pero el problema es que Yonni portaba esta arma sin permisos.

Así que pidió el apoyo.

Ya saben, que le echaran la mano los compañeros de la Policía Municipal de Cholula.

Y pues si no, que le hicieran como quisieran porque él tenía el palancón del secretario y de sus jefe directo, Narciso Peña.

¿Este es el tipo de mayor confianza de Narciso Peña?

¿No se supone que las viejas prácticas ya se acabaron con el gobierno de Luis Miguel Barbosa y con Amézaga al frente de la SSP?

¿Entonces qué pasó acá?

La anécdota no pasó a mayores y el muchachón salió bien librado después de que llamaron desde las alturas.

Pero ese no es el único detalle.

Se nota que Yonni es de los consentidos.

Este uniformado tiene algo especial porque no es cualquier tropa.

El señor hace la función de Jefe de Escoltas para Narciso Peña, pero gana como si fuera Sub Secretario ya que aparece como “sub director de Administración de la Información Táctica”.

Entonces, que nos digan la gente de SSP y del Gobierno de Barbosa.

¿Se acabó el tráfico de influencias y los funcionarios consentidos?

¿Qué va a pasar con nuestro amigo Yonni?

Parece que Amézaga se trajo de Veracruz la pura basura que flotaba en el Golfo.

VER: Los mandos de Amézaga en Puebla, cartuchos quemados de la Marina en Veracruz, Nuevo León y Morelos

ANTERIORES