20 de Septiembre del 2019

Balas sobre Puebla: tres años negros, tres años de Página Negra

Por Edmundo Velázquez / /
Balas sobre Puebla: tres años negros, tres años de Página Negra
Foto: Central

 

CuentaHastaDiez

La historia ya la conocen y la he repetido varias veces.

El día que PÁGINA NEGRA nació, con ese nombre y en el tono de informar sobre seguridad pública, justicia y derechos humanos en una sección especializada dentro de Periódico CENTRAL, fue justo cuando la escalada de violencia en Puebla comenzó a salir de los límites que conocíamos.

Si regresamos apenas a unos quince años atrás, los reporteros de la mal llamada “nota roja” teníamos como nuestros temas principales algún atropellado en el bulevar 5 de Mayo, un ahogado en el Atoyac, o algún albañil muerto porque se había caído en la obra.

La gente se arremolinaba en las esquinas de alguna de las calles del Centro Histórico de Puebla, tenían enfrente la burbujeante sangre de un hombre que se encontraba bajo las llantas de alguna combi. La sangre se calentaba sobre los adoquines de la 9 Sur. Los peritos de la entonces Procuraduría de Puebla se tomaban su tiempo en levantar el cuerpo.

Pero en 2016, cuando nació PÁGINA NEGRA, las cosas ya habían cambiado. Se sentía ya el ánimo de las balas sobre Puebla.

Y ahora, en peno 2019, ni los reporteros de seguridad pública, vaya ni los peritos de Fiscalía, ya se dan abasto para cubrir todos los hechos que ocurren en día.

El estado, primero con los pleitos en zonas limítrofes de grupos de la delincuencia organizada.

La zona metropolitana después y finalmente la capital, han sido ya escenarios de casi todos los malestares de la sociedad modera.

En Puebla ya se registra de todo, casi todos los días. Huachicol, robo de carga, crimen organizado, narcomenudeo, tráfico de armas, trata de personas.

Los reporteros despertamos con las llamadas de nuestras fuentes que desde las puertas del inframundo avisan sobre cadáveres con mensajes, cuerpos desmembrados y otras tétricas marcas de la geopolítica criminal.

La violencia machista es otro elemento que ha estallado. Como si estuviéramos en un cuarto lleno de gas, de repente se ha encendido la violencia, nos hemos visto envueltos en una cámara de fuego que nos consume día a día. Tanto las mujeres como los miembros del colectivo LGBTIAQ han sido las víctimas de este tipo de violencia.

En estos tres años de PÁGINA NEGRA hemos visto casi de todo, lo cual no permite que perdamos el asombro, ni tampoco bajemos la guardia de los hechos que tenemos que informar.

La realidad, lo crudo de la naturaleza humana siempre nos va a seguir asombrando.

Y mientras tanto, hemos sumado algunos momentos de gloria al ver nuestra información retomada y reproducida por medios como SinEmbargo, Proceso, Msn Noticias, Milenio, Publimetro, Radio Fórmula, Imagen Noticias, Reporte Índigo, Vanguardia, La Razón, vaya, hasta Sopitas. Para todos los medios que toman la información y dan el crédito agradecemos infinitamente que tomen en cuenta lo que presentamos día con día.

PÁGINA NEGRA se ha reforzado con el apoyo del equipo de CENTRAL y Revista Rayas. Muchas gracias a Viridiana Lozano, Yonadab Cabrera, Osvaldo Macuil, Laura Valderrábano, Esteban López, Nayeli Guadarrama, Iván Rivera y Carmen González. En la edición ha sido básico el apoyo de Víctor Zadig, Iris Cano, Mercedes Reyes y Diana Morales.

Los videos en vivo y las noticias de último minuto están cada vez más enriquecidas gracias a los reportes de Jesús Razo y Magarely Hernández, quien recientemente refuerza el enfoque sobre feminicidios en Puebla. También en este último año nació la sección Archivo Negro gracias la paciencia de Eloy Rodríguez Linares.

¿Y qué puedo decir de los chamacos de video, diseño y redes sociales de CENTRAL? Sin Salvador Rugerio, César Roa, Guadalupe Bravo, Julio Aguilar, Víctor Garay y Oscar Pérez Barranco las noticias que entregamos todos los días no tendrían el mismo impacto.

Mi lista de agradecimientos es larga, pero no estaría completa sin el gran apoyo de Arquímides e Irlanda Ríos, Dania Nájera, así como doña Socorro Andraca y don Isidoro Ríos. Una familia que nos adoptó a todo el equipo de CENTRAL y nosotros los adoptamos a ellos desde que Selene Ríos nos puso en el mismo camino.

A todo el equipo se suma el apoyo moral que todos los días tengo de mi partner in crime, Yayito Flores Aldana, el marido que siempre termina siendo mi cómplice y alcahuete. El que siempre se me escandaliza cuando salgo corriendo a algún levantamiento de cadáver o que en cuanto escucha que hay desmadre ruega a Dios que no ande ahí de mirón.

Antes de terminar esta obligada columna, este año no queríamos que el aniversario nos agarrara con los calzones en la mano. Así que el equipo de PÁGINA NEGRA les presentará una serie de contenidos que durante la semana harán alusión al periodismo de seguridad pública y justicia. Una serie de entrevistas y textos que tienen que ver con la visión del periodismo en tiempos oscuros. Y arrancamos de hecho con un cuento de la autora de novela negra, Iris García Cuevas, quien presenta la historia de un “exorcismo” que ocurrió en Tlaxcalancingo, Puebla. Un caso sombrio que sacudió al estado y que a muchos compañeros les tocó cubrir en el año 2000.

Así que declaramos oficialmente abiertos los festejos de los TRES AÑOS NEGROS.

Y de paso esperamos que un día, aunque eso signifique menos trabajo, la situación de Puebla vuelva a ser como lo fue mucho antes.

Cuando nuestra mayor preocupación era cubrir atropellados.  

ANTERIORES

 

Informe

Selene Rios

Neoderma Clinica