19 de Febrero del 2019

¿A dónde van los internos del penal de Cholula?

Por Edmundo Velázquez / /
¿A dónde van los internos del penal de Cholula?
Foto: Central

 CuentaHastaDiez

Hay dos perspectivas desde las que se quiere solucionar esa bomba de tiempo conocida como el penal de San Pedro Cholula.

Una es la de generar una prisión intermunicipal moderna, digna y necesaria para despresurizar la mayoría de los centros penitenciarios de varias demarcaciones en la zona metropolitana.

Serviría a muchos municipios para dar vida digna a los internos, y encima eliminaría una serie de riesgos que tienen aquellos que incluso se encuentran en las mismas instalaciones de la presidencia municipal (como Huejotzingo o Tepeaca).

La otra perspectiva es deshacerse cuanto antes de todos los reos y mandarlos a Tepexi de Rodriguez (o donde quepan).

Así, el Ayuntamiento de San Pedro Cholula podría cerrar la prisión que se encuentra a unas cuadras del zócalo, porque el alcalde Luis Alberto Arriaga cree que afea el paisaje de este bello pueblo trágico.

La primera opción, como recordarán, fue en parte del ex alcalde José Juan Espinosa, quien en su administración municipal hizo hasta lo imposible para despresurizar el penal.

Incluso propuso ese proyecto, y hasta el municipio donó un predio.

La propuesta no tuvo éxito porque los constructores de la obra presentaron una verdadera vacilada que casi incluía paredes de polipanel, que caerían en el primer empujón de los reos.

No hubo arquitectos especializados ni constructores serios involucrados, así que jamás avanzó.

La segunda opción es producto de la desesperación y la ocurrencia de Luis Alberto Arriaga.

Parece que Luis Alberto anda más al tiro en sus viajes relámpago de fin de semana a Acapulco (o a donde pueda).

No tiene una propuesta real para despresurizar el penal, y su tirada es desaparecerlo.

Aunque los reos tengan que ser enviados todos a Tepexi de Rodríguez, que queda a tres horas de la zona metropolitana de Puebla.

Ajá, porque esa fue la idea de Arriaga.

“Que todos se vayan a Puebla... Ah pero no caben. Bueno a Tepexi, pero quítenlos de mi vista”, debió haber dicho.

Imagínense la ocurrencia y la falta de sensibilidad.

Las familias de los reos tendrían que gastar dinero que no tienen en movilizarse para poder visitarlos y, también, pagar los respectivos viáticos de los defensores legales para continuar con sus procesos penales.

Si el olvido es primer temor de una persona privada de su libertad, ahora imaginen qué sentirían siendo relegados a Tepexi.

A la postre, esto provocaría la molestia de los familiares de los reos y un sin fin de amparos para la Dirección General de Centros Penitenciarios.

¿Y qué pasaría?

No moverían a nadie y San Pedro Cholula fracasaría en su proyecto de eliminar el penal y Arriaga sería exhibido como un insensible.

El hecho es que Arriaga parece no querer retomar el primer proyecto planteado por José Juan Espinosa.

¿Pues no son cuates? ¿O los intereses de quién están en juego?

¿Por qué no se puede construir un nuevo penal en San Pedro Cholula si ya se tenía el predio?

Quizá el alcalde Arraiga podría poner manos a la obra, y en vez de querer deshacerse de sus reos y de su penal, debería encontrar un proyecto serio para la construcción de un nuevo centro penitenciario.

Todavía tienen tiempo y se le recordaría por una obra histórica.

O quizá anda muy ocupado en sus viajes de fin de semana.

ANTERIORES

Publicidad