22 de Noviembre del 2019

Las delicias de la Gerencia del Centro Histórico de Puebla

Por Edmundo Velázquez / /
Las delicias de la Gerencia del Centro Histórico de Puebla
Foto: Central

CUENTA HASTA DIEZ

La presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco ya prometió que en dos meses saldrán los primeros funcionarios que nomás no dan una en sus cargos dentro del Ayuntamiento de Puebla.

El termómetro electoral fue suficiente para que la presidenta exigiera cuentas en lo público y lo privado a esos elementos que solamente se la pasan viviendo del erario.

Parece que algunos de ellos, en lo poco que lleva la administración municipal han sacado jugo de la función pública.

Ahí tiene usted, querido lector, a la gerente del Centro Histórico, Lilia Antonia Martínez y Torres quien sabe de inmuebles históricos lo que yo sé de macramé.

La funcionaria municipal ha sido beneficiada con creces a pesar de que no tiene una carrera afín al puesto que ostenta. Vaya ni tituló profesional tiene. Y si no pues búsquela usted en el registro de profesiones. Eso se ha dicho y criticado hasta el hartazgo, y simplemente no les ha importado que con su certificado de carrera técnica en fotografía sustente un puesto de vital importancia para el gobierno de Puebla.

A eso sume que el acervo de la fototeca de Lilia Antonia Martínez ha sido utilizado en eventos de Cultura del gobierno municipal, cosa que si mal no entendemos entra en la categoría de peculado.

Pero eso no es todo. Quien absorbió los comentarios negativos del viaje a Viena fue la alcaldesa Claudia Rivera.

Pero quién viajó gratis y con una larga agenda de eventos de lo que no saco ni un convenio, herramienta, o política pública aplicable a Puebla fue la funcionaria encargada del Centro Histórico.

No conforme con el papel inútil que tiene en la administración municipal, Lilia Antonia Martínez se gestionó otro viaje...

Sí, así como lo leyó. ¡Otro viaje! A costa del erario la gerente del Centro Histórico se fue a Cracovia, Polonia.

¿Y díganos qué beneficios trajo de este nuevo viaje?

N-i-n-g-u-n-o.

La gerente se fue solamente a pasear y no tuvo el recato en viajar, sacarse fotos y traer recuerditos para sus compadres y amigos.

Pero aún no llegamos a lo peor. El colmo fue que recientemente la Gerencia del Centro Histórico debía ingresar una serie de documentos y trámites para que Puebla ganara de 4 a 10 millones de pesos del fondo federal para la reconstrucción de sus templos.

Y no lo hizo. Así que perdimos un importante ingreso que resultaba vital para el remozamiento de iglesias afectadas en la capital poblana.

Y aquí vienen las preguntas insidiosas:

¿Qué opinarán personajes como el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, de que se perdió este importante ingreso para el cuidado de los inmuebles que están en condiciones precarias?

¿El arzobispo no le hará llegar a Claudia Rivera, de la manera más sutil, sus recomendaciones sobre el tema?

¿En qué estaba pensando Lilia Antonia Martínez cuando se negó a contestar llamadas y correos de los coordinadores del fondo para la reconstrucción?

Vaya, parece que la gerente del Centro Histórico goza de las mieles y las delicias de ser una funcionaria pública, pero Puebla definitivamente pierde más cada día que la fotógrafa pasa como titular de esta área.

Lilia Antonia Martínez es insostenible, y de funcionaria no tiene nada.

¿Será la primera en la lista de Claudia Rivera para abandonar su cargo?

¡Ojalá!

ANTERIORES