Lunes, 29 de Mayo de 2017

Moreno Valle, del “abre los ojos” al “piquete de ojos”

Por Zeus Munive / /

Crónicas marxianas

Si usted es de los que aún cree que Rafael Moreno Valle vino a colonizar y a evangelizar a los cavernícolas sarrapastrosos que habitaban Puebla.

Si usted todavía cree que es El Mesías que transformará a México de la barbarie en la que está metido. 

Si usted es de los que aún siente que a los poblanos nos vino a abrir los ojos… híjole, acompáñelo de un estoico chale. 

Le recomiendo, entonces, que mejor se tome un omeprazol, su riopan y su leche de magnesia porque le va a causar muchas molestias esto que leerá a continuación. 

Nuestro ex gobernador solo dejó cascajo, eso sí, bonito, pero sin nada de fondo. Hizo obras cosméticas que se ven bien pero que en términos reales no produjeron nada: Puebla sigue estando en los primeros lugares de pobreza a nivel nacional, la inseguridad y la corrupción sigue siendo el pan nuestro de cada día. 

Claro, si lo comparamos con Mario Marín, Moreno Valle hizo muchísimo, pero ese comparativo presentémoslo el año entrante que es electoral y saldrá a relucir el nombre del chaparrín para dañar al PRI, como siempre ha ocurrido. 

Así que evítese una diarrea innecesaria, que ni con su caopectate o su loperamida se detendrá. 

Agua de Puebla

Nos dijeron que las tarifas serían benéficas para los ciudadanos, que se arreglarían los problemas de carencia de agua, que los medidores saldrían muy económicos y que se descontarían en el recibo de agua y con abonos chiquitos para pagar poquito. Y nada de lo prometido fue verdad. 

Arcos de seguridad

Solo sirven para dos cosas: para detectar gallinas infectadas con virus y para que los policías que están desvelados se vayan a echar una pestañita a esas oficinas.  De ahí en fuera no sirven para nada. No lo sé de cierto, pero la percepción sobre la seguridad no es muy afortunada y en Puebla ya no solo asaltan con armas blancas sino con pistolas. La ventaja, eso sí, es que el pollo que comemos es muy sano, y los Caldos Angelita (de gallina vieja) seguirán siendo riquísimos y sin toxinas. 

Rueda de la fortuna

La atracción turística que nadie utiliza y se descompone a cada rato. Le costó a Puebla 400 millones de pesos y solo sirve para ver el techo de Angelópolis. Es cierto, se ve bonita y casi todo mundo probó la calidad de sus smartphone para tomarse una selfie, pero de ahí en fuera ni hay ríos de personas queriéndose subir ni hay una gran crítica turística en alguna página seria, al respecto.

Puente de la 31 poniente

Sí, exacto, nuestra nueva Agua Azul. Cuando se inunda (ya mero viene la temporada de lluvias)  las cloacas se botan y ese bonito aroma de azufre inunda nuestros sentidos. Keiko saldrá nadando ahí en medio de los coches anegados. Y lo mejor de todo, su sistema de alcantarillado está basado en unos tubos de un calibre tan pequeño que hará esto un espectáculo de aguas salvajes.

Ciclopista del segundo piso

Está bien que ahora ya se puso de moda hablar a favor de la mariguana, pero no se la fumen tanto que pierdan el sentido de la realidad. Ahora que al parecer ya van a quitar esta ciclopista, no está de más recordar lo que siempre me decía mi abuelita cuando yo me negaba a recoger mis juguetes del piso: “el flojo y el mezquino pasan dos veces por el mismo camino”. Me cai’ que de cuál fumaron, a quién se le ocurrió la brillantísima idea de poner una ciclopista ahí junto a los traileres y camiones materialistas y en una zona donde hay muchísimo tráfico. Ya de por sí el segundo piso es inservible y caro, ahora le roban un carril para poner una vía para ciclistas que, honestamente, no van a fumarse todo el humo generado ahí. 

Ciclopista Hermanos Serdán

Horrible y hay reportes de muchísima inseguridad en esa zona.

Teleférico

El más pequeño de todo el mundo, ni el de Oaxtepec está así. Si los poblanos nos burlamos de las escaleras eléctricas de Tlaxcala, ellos podrían responder: “sí, pero por lo menos no tenemos un teleférico que sirve para cruzar una calle”. Y es que aunque parece de risa, no, no lo es, sólo cruza una avenida. Si ya de por sí nos emocionamos con una rueda de la fortuna como si fuera nuestra gran atracción, no quiero pensar qué pasará cuando pongan un carrusel con caballitos que suben y bajan mientras se escucha música de feria. 

Sistema Ruta

Esto es el fraude de fraudes, ni disminuyó el tráfico, afectó a los usuarios, es horrible subirse ahí, sale muy caro para un ciudadano promedio y en quien menos se pensó fue en el público que lo utiliza. Si a usted le gusta el olor a Rufles o a doritos nachos porque le recuerda su infancia, le recomiendo subirse a eso de las dos de la tarde porque el aroma a quechitos, chetos, sobaco y patas es lo que inunda cada unidad.

El estadio Cuauhtémoc (Chiquihuite Stadium)

Basado en el cesto de las tortillas, en las bolsas del mandado, en los tejidos de nuestros indios popolocas, Moreno Valle and Co. se inspiró a tal grado que tenemos un estadio horrible que a nadie gustó y nos tocó asumir el mismísimo: “es lo que hay”, que es peor que el aquí nos tocó vivir. Sí, en pocas palabras es horrible.

PD. Esta historia continuará… y eso que no pusimos el costo de la ejecución de la obra.

PD1: Si aun así sigue pensando que Moreno Valle es el Quetzalcóatl que esperábamos nosotros los de tapa rabos, o de plano está muy a favor de que la legalicen o es que usted quiere seguir cobrando en alguna una nómina del erario

ANTERIORES