Wednesday, 22 de November de 2017

¿Querrá el PRI recuperar Casa Puebla?

Por Zeus Munive / /

Zeus ident

¿Qué pasaría si el PRI verdaderamente quiere retener la Presidencia de la República?

De entrada, no perdería Puebla ni lo entregaría tan fácil como lo ha hecho desde el 2010 a la fecha (López Zavala, Enrique Agüera, Blanca Alcalá). En Los Pinos buscarían un candidato competitivo que confronte al ex gobernador y al actual.

Ese candidato debe estar dispuesto a todo. Debe estar listo a la guerra sucia de la cual puede ser víctima. Debe, incluso, preparar el arsenal: privatización del agua, ley bala, espionaje, señalar cuando sea necesario el incremento de la violencia, feminicidios, inseguridad, pobreza, desigualdad, obras en mal estado, presos políticos, robo y venta de huachicol y demostrar además que el candidato del PAN, jamás a competido en una elección, así como dice Moreno Valle contra Margarita Zavala.

Estar listo, además, académicamente para poder cuestionar el libro aquel de “La Farsa del cambio”.

Debe, además, contar con dinero para armar una estructura. Tiene que sentar a todos los grupos y repartir posiciones claves, además cumplir con ello, debe estar listo para evitar la compra de sus seguidores. Y sobre todo, ni enojarse y saber que en esto nada es personal.

Perder Puebla en el 2018 es perder todo.

Además, deberán operar para evitar que se realicen las alianzas políticas que ya no sirven para nada. Alguna vez nos engañaron que era para sacar al buey de la barranca (el PRI) pero nos dimos cuenta que unificar a los partidos en uno solo es generar autoritarismo y uniformidad.

Ya vimos que en una coalición nadie puede pensar distinto al gobernante.

El PRI a nivel nacional deberá evitar que el PAN y el PRD se alíen. Y empezar poco a poco a cuenta gotas a sacar toda la información que tienen en Bucareli y en CISEN.

Es decir, estar listos para la guerra de estiércol.

Además, el que quiera ser candidato tiene que hablarle al oído a empresarios, líderes religiosos, académicos, rectores de universidades, yunquistas, campesinos, obreros y periodistas y convencerlos de que les han visto la cara cada que hay una elección, que solo les regalan dulces para tranquilizar a la banda pero cuando llegar al poder se olvidan que la lealtad no es solo de abajo hacia arriba.

Debe el candidato del PRI saber que su papel es jugar a ser oposición y que como tal debe empezar de cero, sin arrogancia, sin prepotencia, es más si se puede sin guaruras, debe escuchar demandas y saber cómo solucionarlas. Y por lo que más quieran contratar un buen cuarto de guerra y evitar que la familia participe en las decisiones políticas.

Eso sería si es que el PRI quiere ganar este estado y retener con las uñas la Presidencia de la República.

Sino lo quieren hacer, el camino está muy fácil: lancen a Juan Carlos Lastiri o repitan lo mismo desde el 2010 para acá.

Lo que no saben los panistas o no quieren ver es que ya son vulnerables y que cada vez sus números van en picada. Solo es un tema del candidato y de cómo actuar.

Morena podría haber sido una buena oposición local, pero actualmente provocan reflujo intestinal solo pensar en los Barbosa, Armenta, Abdala, Jota Jota, porque estos sujetos están ahí más como arribistas que con un verdadero proyecto político.

Parece increíble pero si verdaderamente quieren derrocar al morenovallismo, el balón sólo le correspondería a su mejor aliado y a la vez su creador, el PRI.

ANTERIORES

Publicidad

 

bannerPC

Vaniloquio

Banner joanmarin

Publicidad

Loading...