¡Comparte!

Dicen que el amor trasciende fronteras, culturas y razas, pero hay uno que sobrevivió a la Conquista; esta es la historia de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

El Popo y el Izta han sido retratados en códices, pinturas, murales, esculturas y versos. También en poemas, canciones, reportajes, leyendas, historias y hasta en películas.

Estas dos grandes montañas que superan los 5 mil metros de altura, forman parte del paisaje mexicano que se encuentra en el centro del país. Los cuales asombraron a los españoles a su llegada.

Una bella historia de amor es la que guardan Popocatépetl e Iztaccíhuatl, y se remonta prácticamente al origen del mundo desde el pensamiento mexica. Ya que nuestros ancestros consideraban que las montañas fueron primero que las personas.

Las leyendas cuentan que éstas caminaron por este mundo; comían, bebían, descansaban, se enamoraban y sufrían penas.

Es el caso de los llamados vigilantes, el volcán Popocatépetl y la Iztaccíhuatl, historia que la mayoría de los mexicanos hemos escuchado o leído en los libros de texto gratuitos.

Sus nombres provienen del náhuatl, antigua lengua de los mexicas. Popocatépetl significa la montaña que humea, debido a que popoca es humo y tépetl se traduce como montaña.

En cambio, Iztaccíhuatl significa dama blanca, porque se encuentra a lo largo del año cubierta de nieve. 

Esta antigua leyenda prehispánica fue rescatada por los frailes y religiosos del siglo XVI.

La leyenda del Popo e Iztaccíhuatl

El escritor y periodista Carlos Villa Roiz en su libro Popocatépetl, narra la historia de amor y tragedia del Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

En él cuenta que Iztaccíhuatl (Mixtli), era una bella princesa, hija del tlatoani de la Gran Tenochtitlan, Tizo. Quien era pretendida por dos hombres guerreros, uno sanguinario de nombre Axooxco y otro de noble corazón Popoca.

Sin embargo, el amor a primera vista surgió entre Popoca y Mixtli. Pero el emperador Tizoc exigió que el hombre que pidiera la mano de su hija, tendría que luchar por el imperio mexica.

Popoca se fue a combate, y entonces Iztaccíhuatl tuvo unas visiones en donde vio morir a su amado guerrero. Dolida por este mal augurio, decidió acabar con su vida antes de ver a su enamorado muerto en persona.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Después de lograr la victoria, Popoca regresó para pedir la mano de Mixtli. Al enterarse de la terrible noticia de su muerte, decidió construir una gran tumba tan alta como las montañas, en donde colocó en la cima el cuerpo de su amor.

Con una antorcha en mano permaneció de rodillas junto a Iztaccíhuatl, quien fue llamada como la Mujer Dormida.

La nieve cubrió los cuerpos de ambos y se convirtieron en dos grandes montañas, pero el corazón de Popoca sigue latiendo por su Mixtli. Y cuenta la leyenda que cada vez que se acuerda, sus latidos son escuchados por todos los habitantes que lo rodean.

En el municipio poblano de San Andrés Calpan, se encuentra una escultura metálica que muestra al guerrero Popoca cargando en sus brazos a Mixtli. Al fondo se ven los colosos.

¿Por qué le dicen Don Goyo al volcán Popocatépetlp?

Existen varias teorías al respecto, una de ellas es la del tiempero de Santiago Xalitzintla, Antonio Analco.

Él cuenta que desde que se encontraba en el vientre de su madre, fue elegido para ser el guardián del volcán Popocatépetl.

En un principio lo veía en sueños, pero asegura que una vez que subió a “la montaña que humea”, se le apareció el espíritu del coloso. Ahí le reveló que su nombre verdadero es Gregorio Chino Popocatépetl.

Otra de las versiones es la que cuentan los pobladores de esta junta auxiliar perteneciente al municipio de San Nicolás de los Ranchos, Puebla. Dicen que en su comunidad hace muchos años vivía un señor que se llamaba Gregorio, que era buena persona, y que al morir su espíritu ronda en el Popocatépetl.

Aseguran que se les ha aparecido a varios vecinos, quienes lo han visto como un señor grande barbado, con pelo un poco largo y de tez blanca, portando vestiduras blancas.

Tras esta revelación de Don Goyo, como lo llaman, en Santiago Xalitzintla decidieron festejar su santo. El cual, en el santoral católico corresponde a San Gregorio Magno, que se festeja cada 12 de marzo. Por lo que ese día suben los pobladores al ombligo del Popocatépetl, para llevarle presentes.

Además, le cantan mañanitas, rezos católicos, peticiones y también realizan bailes en su honor, para que esté contento y les mande buenas lluvias, y evitar las erupciones.

Te puede interesar:

BONOBUS
Omar Sanchez Chavez

Omar Sánchez Chávez

Soy Omar Sánchez Chávez estudié Comunicación y Periodismo en el Centro Universitario Interamericano (Ceuni) Plantel Golfo Centro, llevo nueve años como reportero cubriendo la fuente de municipios...