¡Comparte!

El incremento de contagios de coronavirus afectó de manera directa a la planta productiva de Audi en San José Chiapa. La empresa decidió suspender el segundo turno para mitigar la cantidad de casos registrados en los últimos días.

La suspensión de labores en el segundo turno inició desde el viernes 28 de enero, y se mantendrá hasta nuevo aviso. Mientras la empresa se reorganiza para mantener la producción necesaria en medio esta cuarta ola de la pandemia.

A través de un comunicado, la empresa alemana detalló que se mantienen los protocolos para proteger la salud de los colaboradores ante la pandemia y la rapidez con la que se propaga la variante ómicron, pero no puntualiza cuántos trabajadores se encuentran contagiados.

“Ante la emergencia sanitaria generada por la pandemia, Audi México, además del cambio de turno, ha implementado un protocolo integral respecto a la situación de covid-19, buscando siempre la mejor manera de afrontar el impacto de la pandemia y cuidando en todo momento cada uno de los puestos de trabajo. Para Audi México es prioritario salvaguardar la salud y la seguridad de todos los colaboradores”

Esta semana, Puebla alcanzó un récord de contagios de covid-19 en todo el estado con mil 72 casos reportados el viernes, de los que mil 56 son de las 24 horas previas y 16 rezagados. Esta es la cifra más alta de casos de coronavirus registrada por la Secretaría de Salud estatal.

Planta de AUDI en San José Chiapa, Puebla
Planta de AUDI en San José Chiapa, Puebla

Cuando no son los contagios, es la falta de semiconductores

Desde que inició la pandemia del coronavirus, la industria automotriz, y en este caso Audi, ha tenido que suspender la producción para cumplir con los protocolos y también por el desabasto de semiconductores, autopartes necesarias para la fabricación de vehículos.

El Gobierno del Estado decretó un cierre de actividades económicas en marzo de 2020, días después de que se registró el primer contagio en Puebla.

La industria automotriz pudo reanudar actividades hasta mediados de junio, tras mantener el diálogo con los gobiernos estatal y federal, también luego de que esta actividad se considerara esencial.

El tormento de la industria automotriz no terminó ahí, pues luego de suspender las actividades por más de dos meses y tratar de reanudar labores, comenzó a registrarse el desabasto de semiconductores, que también ha llevado a la empresa a hacer paros técnicos.