¡Comparte!

En el Congreso local presentaron un exhorto para que la Fiscalía General del Estado (FGE), agilice las investigaciones y dé con los responsables que abandonaron a un bebé en un contenedor de basura, dentro del penal de San Miguel, en Puebla.

El Punto de Acuerdo fue presentado este jueves en Sesión Ordinaria por la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Patricia Valencia Ávila, quien resaltó que en la entidad deben fortalecerse los mecanismos que cuiden los derechos de niños y adolescentes.

Esto, para que los delitos perpetrados contra ellos “no queden impunes, se persigan, se castiguen y se garantice el derecho constitucional de acceso a la justicia”.

Paty Valencia comentó que el caso del menor abandonado en el penal de San Miguel, se deriva del “autogobierno” que existe en las prisiones, fomentado por la corrupción. Por ello, exigió a la FGE dar lo más pronto posible con los responsables.

Condeno enérgicamente tales actos, y solicito de manera respetuosa a la Fiscalía General del Estado (…) para que, con base en sus facultades, realicen exhaustiva, certera y rigurosa investigación, a fin de que se logre castigar a todos los responsables de estos actos y se llegue al esclarecimiento total de estos hechos.

El hecho ocurrió el pasado 10 de enero. Un recién nacido fue encontrado sin vida en uno de los contenedores de basura del Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel, ubicado en Puebla capital.

Este jueves, la activista y cofundadora de Reinserta, Saskia Niño de Rivera, dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva, en Radio Fórmula, que el pequeño había sido robado de la Ciudad de México y llevado a Puebla, siendo utilizado como “mula” para introducir droga a San Miguel.

Sin embargo, esta versión aún no ha sido confirmada por las autoridades. En cambio, PÁGINA NEGRA publicó que el bebé portaba una banda de hospital con los apellidos “Ayala Peralta”, además de presentar una incisión en el abdomen.