¡Comparte!

Jesús Murillo Karam, extitular de la Procuraduría General de la República (PGR), obtuvo de una Jueza federal una suspensión definitiva, por lo que su juicio por el caso Ayotzinapa no podrá llevarse a cabo hasta que no sea resuelto el amparo que interpuso contra su proceso por los delitos contra la administración de la justicia, tortura y desaparición forzada.

Yazmín Eréndira Ruiz, Jueza Décimo Sexta de Distrito de Amparo en Materia Penal, concedió la suspensión definitiva contra la vinculación a proceso.

Esta medida no impide que se lleve a cabo el proceso ni la etapa intermedia, pero sí impide llevar a cabo el juicio mientras no exista una sentencia de última instancia en ese amparo.

Es decir, Marco Antonio Fuerte Tapia, Juez de Control del Centro de Justicia Penal Federal en el reclusorio Norte, quien vinculó a proceso a Murillo Karam, no podrá convocar a la apertura de juicio oral, mientras la Jueza resuelve el amparo.

La Fiscalía General de la República (FGR) señala a Murillo Karam de ser el artífice de la llamada “verdad histórica” en el caso Ayotzinapa, luego que de forma premeditada ordenara alterar y manipular evidencias y desviar líneas de investigación, contribuyendo a ocultar el paradero de los 43 normalistas desaparecidos.

Apenas la semana pasada se dio a conocer que el exprocurador promovió dos amparos donde impugnaría la prisión preventiva justificada, además de la vinculación a proceso que se dictó por su responsabilidad en el caso Ayotzinapa. Ambos recursos fueron turnados a un Juez para resolver si el trámite tomará lugar.

La Jueza federal estableció entonces que se debía suspender el proceso en contra de Murillo Karam en tanto resolvían si le otorgaba la suspensión definitiva, por lo que el Juez de Control del Reclusorio Norte, Fuerte Tapia, debía suspender el procedimiento una vez cerrada la etapa intermedia y hasta que el exfuncionario sea notificado de la resolución del amparo.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Murillo Karam seguirá en prisión

El exprocurador fue detenido el 19 de agosto. Durante seis meses, fue el máximo encargado de la investigación de la desaparición de los 43 alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa en la localidad de Iguala, en el sureño estado de Guerrero, un caso que causó conmoción dentro y fuera del país.

Según la “verdad histórica” presentada por Murillo Karam ante la presión pública para que se aclarara el crimen, que fue la versión oficial durante todo el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), los jóvenes fueron capturados por policías locales y entregados a criminales que los mataron, los quemaron en una gran hoguera en un basurero y arrojaron sus restos a un río.

Ahora, con la detención de Murillo justo un día después de que la Comisión de la Verdad, creada por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, considerara los hechos como un “crimen de estado”, el caso Ayotzinapa da un giro y sienta en el banquillo a quienes habrían orquestado el encubrimiento.

El exprocurador fue imputado también como supuesto autor material no solo de un delito de obstrucción de la justicia, sino de la desaparición forzada, ya que, según el Juez, este cargo puede aplicarse a quien propicie el ocultamiento de una desaparición aunque no participe en la detención de las víctimas.

Y, de acuerdo con Fuerte Tapia, hay indicios suficientes de que Murillo Karam frustró líneas de investigación que podrían haber llevado a localizar a los muchachos.

–Con información de Sin Embargo

Te puede interesar: