Ríos Piter, el payaso de las cachetadas

Seríamos muy ingenuos al creer el discurso de Armando Ríos Piter al anunciar su renuncia a la “Rectoría de la UDLAP”. Claro, no le quedaba más remedio que decir que, en aras de la estabilidad de la institución, dejaba el cargo.

Más bien, se cansó de estar esperando la gran silla, la posición que alguien le prometió y bajo la cual llegó a Puebla en julio de 2021.

Ríos Piter, y quienes estuvieron detrás de su nombramiento y toda la estrategia para tomar el control de la UDLAP, creyeron que iba a ser muy fácil, tanto como quitarle un dulce a un niño.

Pero ni él ni los artífices de esta estrategia imaginaron que se encontrarían con una gran resistencia, en especial de la comunidad universitaria. Es más, los estudiantes jamás aceptaron al guerrerense, lo desconocieron en todo momento.

Y por supuesto, él se cansó de esperar el hueso. No lo culpo, pues por 7 meses estuvo a la expectativa de que se resolviera el conflicto de la UDLAP para asumir la posición que por muchos años ocupó Luis Ernesto Derbez.

No solo eso, Ríos Piter dice que apoyó a la universidad, que llevó a cargo varias tareas en pro de la estabilidad universitaria y que hizo muchas cosas como rector.

Yo creo que en realidad fue un rector de papel, porque nunca fue visible algo que hiciera a favor de la universidad. Por el contrario, abonó al conflicto, pero sí tiene razón en algo, el problema en la UDLAP no terminará con su salida, hay cosas que van más allá de la rectoría, hay conflictos fiscales, familiares y de herencia.

Ahora bien, yo creo que Armando Ríos Piter y sus secuaces ya se relamían los bigotes, se sobaban las manos, se veían nadando en dinero porque iban a tener el control de una de las universidades más caras del país.

Imaginen que conveniente para alguien que trabaja en el estado, que fue senador y diputado federal, recibir una gran jubilación por parte de la UDLAP como socio, accionista y, en el caso del guerrerense, rector.

Por supuesto, es una jugosa jubilación que a cualquier político le caería bien, pero insisto, quienes estuvieron del lado de Guillermo Jenkins de Landa, creyeron que sería muy fácil hacerse de la universidad, pero no han podido.

Finalmente, esta trama se irá desenmarañando conforme pase el tiempo, solo así sabremos quién o quiénes fueron los patrocinadores de Ríos Piter. Y será más fácil averiguarlo si el ex senador decide quedarse en Puebla a hacer política o si lo invitan a trabajar por aquí cerquita.

BonoBus BUAP
Yonadab Cabrera Cruz

Yonadab Cabrera Cruz

Inició como reportero en 2007 y ha cubierto temas políticos, de medio ambiente así como sociales. Cuenta con dos maestrías: la primera de ellas en Mercadotecnia y Publicidad y la segunda en Desarrollo...