Barbosa va con todo vs La Cuchilla y la 46 Poniente

Una decisión bastante salomónica, pero necesaria la que anunció el gobernador Miguel Barbosa Huerta para expropiar La Cuchilla y la 46 Poniente. Es más que necesaria, pues se han convertido en el epicentro de la delincuencia en Puebla.

En La Cuchilla no solo hay venta de piratería y narcomenudeo, también ha habido ejecuciones, desapariciones, riñas y de todo lo que uno se pueda imaginar. Es más, el simple hecho de pronunciar o escribir el nombre del lugar, genera un fuerte escalofrío en todo el cuerpo. Hace algunos meses me aventuré a entrar este “mercado”.

No, no iba en busca de chacales ni de historias periodísticas, simplemente entré a curiosear y bendito Dios, en esta ocasión “La curiosidad no mató al gato”, pero créanme que no fue nada grata la experiencia, y no tanto por correr peligro, la verdad es que todo estaba tranquilo. Tampoco es que sea supersticioso ni chamán o cosas por el estilo, pero sí se siente una vibra pesada, una energía rara, vaya en pocas palabras culera.

Hay muchos pasillos y locales vacíos. Es más, por fuera parece que es un establecimiento pequeño, pero ya adentro los corredores son interminables, sobre todo los que están al fondo del lugar. Bueno, ni siquiera hay acceso a los últimos locales que ya de plano no tienen nada, ni cortinas, es una zona desierta. Y los chavos y señores que están ahí, por supuesto que se ven de mala cara, de pocas pulgas. Imagino que es la parte en la que se hacen las fechorías y por eso no hay acceso.

Solo les falta poner su letrero de “Solo personal autorizado”. Y mientras eran peras o manzanas, opté por dar la vuelta y dirigirme a la entrada. Creo que solo la fachada del mercado es la que cuenta con variedad de puestos, al interior les aseguró que está vacío o bueno, como de la mitad hacia el fondo. La expropiación de La Cuchilla creo que beneficiará para la seguridad pública, para darle una nueva cara a esa zona y tal vez pongan una plaza coqueta que reactive la economía del lugar.

En el caso de la 46 Poniente imagino que será muy complicado, pero no imposible. Claro, para el Góber nada es imposible, pero en toda la calle sí hay casas- habitación, o sea, no son solo negocios o locales comerciales, sí hay familias viviendo sobre esta vialidad y las aledañas. Entonces, expropiar todas estas propiedades supongo que generará mucho dinero, una gran inversión y se requeriría de un plan maestro o estratégico, un destino para la zona.

Y también me queda claro que es necesaria la intervención porque de lo contrario el problema nunca se terminará. De hecho, a mí que me han robado en varias ocasiones las llantas de mi carro y los espejos. Es bien frustrante imaginar que están en algún negocio de esos, que puedo ir a comprar algo más barato y encuentre lo mismo que me robaron. Ojalá que este plan propuesto por Barbosa funcione y culmine con la delincuencia.

Los amantes del poder

Yonadab Cabrera Cruz

Yonadab Cabrera Cruz

Inició como reportero en 2007 y ha cubierto temas políticos, de medio ambiente así como sociales. Cuenta con dos maestrías: la primera de ellas en Mercadotecnia y Publicidad y la segunda en Desarrollo...