FernandoCauich

Posted inHéroe sin capa

Fernando Cauich

¿México está listo para tener un Sistema de Salud de primer mundo?

El pasado fin de semana, el presidente de la República junto con Zoé Robledo, en gira por Sinaloa, anunciaban la intención de alcanzar un Sistema de Salud Mexicano que se encuentre a niveles como el de Dinamarca y Canadá. Un tema con buenas intenciones con el mismo discurso desde el inicio de la administración de la 4T, mismo que anuncian como en cada gira, las rehabilitaciones e inversiones de hospitales y clínicas del IMSS. Sin embargo, Zoé Robledo si bien es un político de izquierda le ha apostado más a la contratación de médicos generales, especialistas y enfermeros en las zonas más alejadas, aumentando así la capacidad de atención del sistema de salud.

Mientras que el Sistema de Salud Federal apuesta por aumentar el personal médico por cada mil habitantes, ya que las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), así como la OMS, establecen un mínimo de 3.4 médicos por cada mil habitantes, en México apenas se alcanza el 2.4 médicos por cada mil habitantes esto hasta el 2022  según datos del INEGI.

Sin embargo, los Sistemas de Salud son más complejos, implican más que la contratación de personal de la salud, y la rehabilitación de la infraestructura. Como ejemplo de ello la Organización Panamericana de Salud (OPS) establece el mínimo de inversión en salud del PIB en 6%, mientras en México el gasto en salud se ha establecido en los últimos años en 2.6% en 2018, 2.7% en 2019 y 3.3.% en 2020. Casi la mitad de lo mínimo recomendado, muy lejos del presupuesto destinado  en países como Dinamarca y Canadá  donde se destina el 10% de su PIB.

Entre las coincidencias del Sistema de Salud Mexicano y los Sistemas de Salud de Dinamarca y Canadá están que son universales, con el hecho de ser residentes o con nacionalidad del país de origen, la atención es gratuita,  aunque los sistemas de salud avanzados de estos países sí cobran los medicamentos; aunque no en un costo total, sino en un mínimo de costo, que corren a cargo de los pacientes como en las enfermedades crónico degenerativas como diabetes e hipertensión, a diferencia de México estas enfermedades son el costo mayoritario para el país, con 14 millones de mexicanos con diabetes y tasas que aumentan en un 10 por ciento continuamente por cada diez años.

Para que México alcance el sistema de salud de primer mundo requerirá de algunos años y la continua estrategia de ir incrementando el presupuesto tanto para contratación de personal, para infraestructura, e incrementando el PIB destinado en salud anualmente.

Acabando la actual administración federal, probablemente al ritmo que se lleva  se tendría cubierto el personal necesario médico por cada mil habitantes. Sin embargo, faltaría la infraestructura nueva, por lo que no solo necesitamos continuar el esquema actual, sino crear nuevas políticas públicas en materia de salud, donde los políticos que hoy dirigen al IMSS y al INSABI apuesten por crear políticas de prioridad para generar los ahorros necesarios que sirvan para invertir en el  Sistema de Salud Mexicano.

Dr. Fernando Cauich

Héroes sin capa

BonoBus BUAP