De la utopía a la fantasía

No podemos quedar bien con todos ni darle gusto a cada quien en lo que se necesita. El gobierno de nuestro país lamentablemente ha enfocado su estrategia en tratar de generar expectativas de lo que se puede lograr sin una estructura clara para conseguirlo y esto lo ha destinado al fracaso. Pensemos un poco en este viaje en el que se pretende crear un vínculo entre Cuba y nuestra Nación ofreciéndonos como sede para que médicos del país caribeño puedan encontrar la oportunidad de ejercer. La intención es buena, pero ¿qué hay de tantos médicos en nuestro país que no han logrado entrar a un sistema de salud?, ¿Qué hay con todas estas prestaciones que con el tiempo se han ido perdiendo debido a una falta de liquidez por parte del Estado para ofrecerles mejores condiciones?, ¿Realmente estamos listos para darles a extranjeros estas plazas con mejores condiciones que las que tienen en sus propios países? Creo que es muy peligroso este paso que nos hace ver hacia el extranjero como un país desarrollado pero que en realidad está muy lejano de serlo. Tratar de gobernar con apariencias y con discursos es muy peligroso. Cada vez más la realidad hará frente a lo que se presenta en medios y entre más tratemos de sostener esta idea, de la utopía pasaremos a la fantasía.

Todos somos mexicanos

Sobre el polémico discurso de “protección a delincuentes porque todos somos mexicanos” Existe un enorme debate por parte de los promotores de los derechos humanos que señalan la importancia de dar un trato con dignidad inclusive a los criminales por su condición de ser seres humanos, pero ¿hasta dónde es el límite entre la utopía de conseguir esto y la fantasía de que se practique? Insisto mucho en los casos mediáticos que son los que llegan y se vuelven polémicos en la opinión pública, pero ¿cuántos casos de violencia policiaca suceden a diario sin que podamos emitir una opinión y sin que realmente esta filosofía de un trato digno y humanitario sea parte de la conciencia de aquellos que tienen que implementar la ley? porque no sólo se trata de una idea que promueva el ejecutivo para justificar lo que se presenta en medios sino que debe ser una línea de acción en toda la cadena de aquellos que se encargan de velar por la seguridad y proyección de los mexicanos. Antes de cerrar este punto le propongo amigo lector una segunda lectura de este tema y verlo desde el otro lado, analizando a todos aquellos que por hacer justicia por su propia mano y hartos de la ineficacia de las autoridades, se vuelven justicieros y terminan realizando las mismas atrocidades que critican de las autoridades justificando esta acción por un sentimiento de venganza. ¿Qué nos hace diferentes a aquellos delincuentes?, sé que no tenemos un sistema que sea de lo mejor, pero caer en acciones de venganza o de justicia que incluso son peores que las que cometen aquellas personas a quienes tratamos de enjuiciar es sin duda pasar de la utopía a la fantasía cuando esta acción es vista como ser una mejor sociedad por “impartir justicia”.

Creer en la mujer y la ciencia

Katya Echazarreta es un verdadero orgullo para todo México, la primer mujer mexicana que viajará al espacio es un gran signo que representa esperanza para tantas mujeres que se dedican a la ciencia. Recordemos que el proceso de selección para la población civil que acudiría esta misión resultó sumamente intensa con 7,000 solicitudes de más de 100 países que buscaban el lugar que la mexicana logró, sí por hacer una carrera destacada en ciencia, lo malo es que como pasa en la mayoría de los casos de éxito de científicos mexicanos, muchas de estas historias aunque nos enorgullezcan y pintemos de banderas mexicanas el discurso, esta historia se escribió fuera de nuestro país. ¿Si hemos logrado tanto éxito y reconocimiento fuera de México por qué seguimos dudando abrir la puerta a esta área que es vital para el desarrollo? La última gran noticia mediática en el tema de ciencia estimado lector fue el escándalo sobre la auditoría a científicos mexicanos que de ahí no pasó. Tras el escándalo poco se ha hablado sobre más inversión con esta supuesta pesquisa de desvíos y el dinero que se pudo recuperar tras eliminar estos actos de corrupción. Si en realidad existía ese desvío de fondos y se detectó ¿en qué se va a reinvertir ese dinero?

La historia de Katya es una más de las muchas que se suman en el deporte, el arte, la ciencia y más. El desarrollo no sólo es política, creerlo así sigue siendo una utopía.

De la nueva a la vieja normalidad

Nuestro país camina cada vez más hacia la nueva normalidad, la vida de los mexicanos coexistiendo con el COVID-19 será sin duda un gran reto de responsabilidad y buen criterio una vez que las medidas del retiro del cubrebocas ocurren cada vez más en diversos Estados a lo largo del territorio nacional.

Mi atención se centra en el sector educativo, desde mi perspectiva uno de los sectores que más luchó, que estuvo en la mira de la opinión pública y que tan pocos resultados dio.

La pobreza de esta sentencia nada tiene que ver con el esfuerzo de los docentes a quienes coloco al igual que los médicos como héroes durante la pandemia, sino al contexto que tiene la educación en nuestro país, una utopía más que termina en fantasía cuando nos venden la idea de un sistema a la par de los países de primer mundo pero que en realidad la pandemia evidenció como un sistema poco estructurado, con poca capacitación y sobre todo nula modernidad.

La pandemia marcó para todos los sectores una nueva manera de hacer las cosas, la llegada de la tecnología y su uso es la nueva bandera para la industria, el deporte, el entretenimiento y hasta la política, pero ¿de qué manera impactará al sector educativo? veo muy alegres a las escuelas por el regreso 100% a clases presenciales, pero ¿para qué?, ¿para volver a la zona de confort de un mundo dominado por el estancamiento? Hago una mención importante, muchas escuelas sobre todo las particulares han hecho cambios estructurales integrándose a la nueva normalidad a diferencia de la propuesta que las escuelas públicas pudieran tener ante esta nueva normalidad, la educación es una manera de igualdad, progreso y desarrollo y hoy más que nunca, no caminar al mismo nivel, no invertir en la educación pública generará más división entre clases, porque es importante ante un mundo que se ha digitalizado y evolucionado en esta dirección, que los estudiantes estén en el mismo camino, trabajar desde pequeños en estas competencias laborales que la industria, el comercio y la empresa tienen como batuta en la actualidad y alejarnos de la utopía convertida en fantasía sobre la competitividad del sistema educativo en nuestro país.

Continúa escuchando, viendo y leyendo más de mi contenido en @danielfajardomx (Facebook y Twitter), Daniel Fajardo Presenta (Spotify) y por supuesto en www.danielfajardo.mx y Derecho de Réplica.

Daniel Fajardo

Daniel Fajardo

Comunicólogo reconocido por el Ayuntamiento de Puebla como “Poblano distinguido”. Productor de contenidos para espacios de prensa, radio y medios digitales, los cuales utiliza para la difusión de...