2023, el llamado para romper los paradigmas que nos atan como país

A todos nos llama la atención, la grandeza, el poder y la fama y más, si estuviéramos destinado a ello. Si lo supiéramos seríamos capaces de lograr hazañas para conseguir este estatus.

Si lo supiéramos…

¿Pero qué le parece, amigo lector, si le dijera que nuestro país está destinado a la grandeza, pero que para alcanzarla hay que dejar los discursos de siglos que llevamos mentalizándonos para ello y dar los primeros pasos para lograrla?

Creo en mi país, en el trabajo arduo que miles de personas realizan para crearse condiciones diferentes, esas historias que se escriben muy, muy lejos de los reflectores de los medios de comunicación y de las caricaturas de los discursos propagandísticos en donde hay grandeza porque las personas logran transformar sus vidas ante las condiciones más adversas.

Este 2023 debe ser el comienzo del verdadero cambio, de la acción más allá del discurso del ya mérito. ¿Quién es el responsable de trabajar por lograr esta grandeza? Cada uno de nosotros desde su papel, desde su hogar o trabajo. Eliminemos la idea del mesías político que llegará y convertirá a México en un país de primer mundo, ni el mejor de los políticos a nivel mundial lograría cargar con un país entero si cada uno no realiza lo que tiene que hacer, ¿y cómo?, le doy una primera tarea, comencemos transformando nuestro entorno llamado casa.

¿De qué manera trabajamos por la grandeza de nuestra familia?, ¿cómo construimos en conjunto el camino hacia nuestra felicidad?, ¿de qué manera inculcamos valores que nos permitan crecer y buscar el desarrollo?

No podemos dar a los demás lo que no tenemos en lo individual, rescatemos el valor de la familia como esa primera sociedad en la que las necesidades de los integrantes son cubiertas para entonces sí romper uno de los grandes paradigmas del mexicano: la solidaridad.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Vivimos en un estado de emergencia permanente, no esperemos tragedias

Es admirable ver los vídeos de la solidaridad de todos los mexicanos ante las tragedias. Los sismos que han dejado huella en nuestro país nos han mostrado también miles de historias de lo que estamos dispuestos hacer cuando tenemos un siniestro como es el caso de los temblores, pero acaso amigo lector, ¿la situación de nuestro país no es una gran tragedia que requiere de una atención inmediata?

Es tan grande nuestra ceguera que vemos la caída de un edificio, pero somos incapaces de mirar el derrumbe de toda nuestra estructura social y que millones de personas están bajo los escombros de ellas.

Si tuviéramos un poco más de sensibilidad, podríamos abrir nuestros ojos hacia el otro y compartir la grandeza que construimos para nosotros. Aprendamos a ser empáticos y reconozcamos que, así como construimos bienestar para nosotros, podemos ser la herramienta del bienestar para los demás y que ellos serán en su momento un escalón para nosotros. Es así como se construyen las grandes sociedades.

Ejemplifico siempre en mis clases casos como Alemania y Japón, países devastados por la Segunda Guerra Mundial y que 50 años después son potencias mundiales.

Miremos ahora a nuestro país, ¿hubiéramos logrado tal hazaña?, llevamos más de 100 años desde nuestra Revolución y poco más de 200 desde nuestra independencia y no hemos logrado trabajar en equipo para resolver los mismos problemas que venimos cargando desde hace dos centenarios.

La muestra está ahí con estos países que fueron derrotados en uno de los conflictos bélicos más grandes de la historia y en menos tiempo de lo que nosotros llevamos, nos han puesto el ejemplo de que, trabajando como equipo, siendo una sociedad de valores y promoviendo como cimiento el valor de la familia, nos demuestran no con discursos sino con hechos, que se puede lograr ser un país de primer mundo.

México vive en un esta de emergencia permanente, no esperemos tragedias para reaccionar, tenemos en el discurso la idea de que estamos destinados a la grandeza, que no sólo sea un pensamiento y que en este 2023 demos esos pequeños pasos para creerlo con los hechos, iniciemos con nuestra familia, sigamos con el vecino después con nuestra comunidad y notaremos una gran diferencia.

Continúa escuchando, viendo y leyendo más de mi contenido en @danielfajardomx (en Facebook y Twitter), Daniel Fajardo Presenta (Spotify) y, por supuesto, en www.danielfajardo.mx y a través de Derecho de Réplica, en CENTRAL.

Hot Sale Estrella Roja
Daniel Fajardo

Daniel Fajardo

Comunicólogo reconocido por el Ayuntamiento de Puebla como “Poblano distinguido”. Productor de contenidos para espacios de prensa, radio y medios digitales, los cuales utiliza para la difusión de...