Cupula

Posted inCúpula

Javier Arellano

Puebla, favor de escuchar a Colosio Riojas

A inicios del mes de septiembre el alcalde de Monterrey Luis Donaldo Colosio Riojas ofreció una conferencia. En el evento fue cuestionado por Agustín Basave sobre su probable participación en el proceso electoral de 2024.

Ahí Colosio respondió que no y dio una explicación sobre sus motivos. Textualmente apuntó:

La primera de ellas es porque no es el momento adecuado. Tengo muy poco tiempo de haber ingresado a lo público, hay muchas cosas que necesitan madurar, empezando por mi persona, en muchos aspectos de mi vida, como padre, como esposo, como amigo, por supuesto que, como servidor público, hay que reconocerlo, es un proceso de maduración, de aprendizaje”.

La respuesta de Luis Donaldo detonó un sonoro aplauso del auditorio. Reconocer su falta de madurez fue en sí mismo un acto de madurez y responsabilidad

En Puebla la cita a Colosio no solo es necesaria, sino obligada.

Ojalá varios de los actuales suspirantes por llegar a Casa Aguayo tuvieran la sensatez para aceptar que les falta experiencia y oficio.

Ojalá supieran reconocer que participar unos breves años o incluso unos meses no les da la madurez para conducir un estado que tiene los problemas de Puebla.

Hemos llegado al punto de ver a aspirantes que con unos años de ocupar un cargo burocrático, sienten que ya tienen los méritos para conducir el estado.

Manuel Bartlett, Melquiades Morales y Mario Marín desarrollaron trayectorias de toda una vida de ejercicio político y aun así fuimos testigos de los estropicios, los estragos que causó el gobernante originario de la mixteca poblana.

Moreno Valle realizó una trayectoria meteórica y en dos sexenios pudo llegar a Casa Puebla apoyado por la operadora Elba Esther Gordillo y el entonces presidente Calderón. Fue un caso excepcional.

Pero hoy aparecen algunas figuras que con escasos años de trabajo público ya se sienten merecedores de la gran silla poblana. Ojalá muchos de esos suspirantes tuvieran la madurez de Colosio Riojas. Varios lo deberían escuchar.

En especial personajes como Rodrigo Abdala Dartigues a quien se le nota la falta de madurez a un kilómetro de distancia.

En política los inventos siempre se revierten; son “boomerang” fatídicos.

El ejercicio público requiere de un amplio conocimiento que solamente se adquiere desde las bases. Se debe conocer la escalera desde el primer paso y subir paulatinamente peldaño por peldaño.

Esas décadas de trabajo le dan al político la formación y el conocimiento de las reglas escritas y no escritas, mismas que se reflejan en la institucionalidad y la disciplina.

No deben llegar a la cúpula del poder cuando no tienen el oficio que da una vida de trabajo.

Cuando llega un “invento” político lo que sucede es un caos, un desastre; se vuelven desleales, traicionan a sus impulsores y arrasan con la estabilidad de una sociedad.

En este sentido la política asemeja un poco a la medicina. Un paramédico no puede realizar una neurocirugía.

De la misma forma un político bisoño no puede conducir un estado, so pena de llevarlo a un desastre mayúsculo como son los casos de Guerrero de Evelyn Salgado, Morelos de Cuauhtémoc Blanco o Zacatecas de David Monreal.

La política tampoco debe ser una competencia de ambiciones. No basta con el simple deseo del suspirante y sus padrinos, los financieros que tienen la codicia de amasar enormes fortunas con proyectos sexenales o transexenales.

Si bien la medicina es la profesión más noble, la política es la que representa mayor responsabilidad.

Las decisiones de un gobernante repercuten por décadas o generaciones en una sociedad.

La diferencia entre una atinada o una errada función pública puede desembocar en salvar o perder miles de vidas humanas y trastocar a sus familias.

Ya lo vimos con la conducción de la pandemia, la política de salud pública, la estrategia de seguridad o el sistema de Protección Civil ante desastres.

Lamentablemente la política se ha banalizado, se ha frivolizado. Ha perdido su alto sentido de responsabilidad histórica.

Hoy ya cualquier… ya cualquiera quiere ser gobernador.

Que pena.

Como siempre quedo a sus órdenes.

X @CupulaPuebla

cupula99@yahoo.com

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Hot Sale Estrella Roja
Cupula

Javier Arellano

Javier Arellano es uno de los periodistas más reconocidos y experimentados en Tehuacán; en su columna Cúpula, detalla y desnuda a la elite tehuacanera, los líderes de la región y también analiza...