Cupula

Posted inCúpula

Javier Arellano

Primer reto del coordinador de Morena: imponer orden

En Cúpula sostenemos la tesis de que la decisión sobre el próximo coordinador de Morena fue tomada desde hace meses. Como en otros estados el proceso interno fue un mero trámite.

El juego de las encuestas y la votación de los consejeros, así como la estrategia de dejar correr a los suspirantes fue parte de la parafernalia y la pirotecnia política.

Avivar la tan necesaria efervescencia que impulsa al Movimiento de Regeneración Nacional.

Será el viernes 10 de noviembre cuando se anuncie al coordinador.

Algunas voces opinan que su primera encomienda será practicar una necesaria operación cicatriz. Sin embargo, dudamos que tal hecho ocurra.

Por el contrario, la figura favorecida tendrá que ejercer mano dura desde el primer momento, so pena de ser desdeñado por sus propios correligionarios.

Por favor que nadie espere un reparto de senadurías y alcaldías como premio de consolación.  Sería un grave error y provocaría el escenario más adverso.

Asignemos al suspirante favorecido el número uno. En ese contexto el número dos podría pedir la alcaldía de Puebla y el tres una senaduría.

Pero durante toda la campaña se dedicarían a lanzar una embestida de denuestos, descalificaciones y agravios contra el número uno.

Saben que no lo pueden bajar de la candidatura, pero tratarán de menguar su investidura y autoridad.

Si el número uno permite que el segundo y tercer lugar se coloquen en posiciones privilegiadas veremos una guerra intestina destinada a reducir la influencia del futuro gobernador.

Solo basta escuchar algunas de las conversaciones privadas de los suspirantes para medir el grado de encono y aversión: “…Ese tal por cual… hijo de su… nada más que llegue a él y toda su pinche gente me los voy a chingar… No se la van acabar sus pinches voceros…”

Esa es la realidad.

Quienes están cerca de algunos de los aspirantes pueden constatar el nivel de repulsión. Los ánimos están hirviendo.

En esta caldera si el número dos recibe la propuesta de ocupar una senaduría durante toda la campaña lanzará una guerra soterrada para injuriar al uno. Y lo mismo hará el número tres.

En una puja interna tan encendida ya no hay lugar para una operación cicatriz.

El que gane se llevará todo, los que pierdan quedarán sin nada. No habrá premios de consolación.

El primer reto del coordinador de Morena será imponer orden, con la más firme actitud.

No hablamos de “meter en cintura” y mucho menos “controlar”. Ya no hay espacio para tanta amabilidad.

Si el próximo coordinador no mete orden desde el primer día, durante toda la campaña será injuriado y denostado por sus adversarios.

Y eso será sumamente grave para un futuro gobernador; que cualquiera se le quiera subir a las barbas y zarandearlo.

Tema aparte será controlar la desbandada de suspirantes a diputados federales, locales y alcaldías.

Vaya, esto ya parece taquilla chilanga para ver al grupo Frontera. Es una batalla campal nivel Tepito. Cualquiera se mete en la fila, empuja a los demás y arma un desgarriate.

Hacen lo que quieren mientras la presidenta de Morena Puebla declara que “todos son bienvenidos”, cuando en los hechos ni siquiera le piden permiso.

También se debe realizar una profunda reestructuración al interior de un partido que ya está rebasado por tropas desbocadas.

Si no mete orden desde el primer día esto será una catástrofe.

Al tiempo.

Como siempre quedo a sus órdenes.

X @CupulaPuebla

cupula99@yahoo.com

Hot Sale Estrella Roja
Cupula

Javier Arellano

Javier Arellano es uno de los periodistas más reconocidos y experimentados en Tehuacán; en su columna Cúpula, detalla y desnuda a la elite tehuacanera, los líderes de la región y también analiza...