Cupula

Posted inCúpula

Javier Arellano

Cuatro instantáneas sobre la criminalidad en Puebla

Estos son cuatro episodios ocurridos en las últimas horas.

La única relación o vínculo entre los hechos es que todos ocurrieron en Puebla.

Es una cadena que muestra los puntos rojos que merecen atención.

Cien casquillos de arma larga en una calle de la Angelópolis  

Desde aquel año de 1993 cuando el Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo fue acribillado en el aeropuerto de Guadalajara, en los diálogos de la calle nadie creía aquella versión de la “confusión”.

Un sicario reveló a un periodista tapatío: “en este negocio no te puedes equivocar… si te equivocas no amaneces”.

Desde siempre se ha dicho que el crimen organizado no se equivoca. Sus brazos operativos son ex militares y ex policías que están entrenados, saben de disciplina y rigor. Los informes que elaboran se hacen con la formalidad de un agente del desaparecido CISEN.

Esta historia viene a cuenta por los recientes hechos en la colonia Cuauhtémoc de la ciudad de Puebla.

Dos hombres jóvenes fueron blanco de un ataque en el que se usaron por lo menos dos armas largas. Versiones extraoficiales señalan que en el lugar quedaron cien casquillos; es decir se utilizaron más de tres cargadores de un fusil AK-47 o AR-15.

Sin embargos los dos hombres sobrevivieron al atentado.

Esa equivocación por parte de los gatilleros refleja que de ninguna forma fue un ataque del crimen organizado. Más bien son aprendices de sicario que tienen a la mano fusiles de alto poder, pero todavía no saben hacer un “trabajo” efectivo. Aunque si es preocupante que ya cualquier novato ande cargando armas largas.

Como hemos abundado en Cúpula el tema central es el narcomenudeo.

Los enervantes son el eje de toda la telaraña delictiva y el caso de la colonia Cuauhtémoc no es la excepción. Es una puja por el control de las drogas.

También circula la versión de que fue un aviso por parte de un grupo delictivo que busca entrar a Puebla.

El tema será una encomienda especial para el Fiscal Higuera Bernal. Pero tema aparte es Tulcingo del Valle.

El feudo del “señor del Taco”

En algunas poblaciones de la región es conocido como “El Tacos” pero le gusta que le llamen “El Señor del Taco”; es un narcomenudista que opera en toda la zona de Chiautla de Tapia, no solo en Tulcingo del Valle.

Y sin eufemismos firmó la cartulina que dejaron junto al cuerpo descuartizado del jefe policiaco.

Es decir el vendedor de enervantes ya está desafiando abiertamente a las autoridades; tanto locales como estatales.

Los ex policías municipales conocen muy bien al “Tacos”; saben que con ese sujeto no se juega. Por eso después de que se encontraron los restos del comandante en las siguientes horas renunciaron los 20 policías de Tulcingo.

Hoy el desafío estriba en detener al “Tacos” antes de que pretenda seguir ampliando su perímetro de operaciones.

A diferencia de los novatos de la colonia Cuauhtémoc de la ciudad de Puebla, “El Tacos” si tiene un grupo de sicarios, pero sobre todo tiene el respaldo de un grupo criminal del estado de Guerrero.

Es poco, muy poco probable que el “Señor del Taco” sea detenido con vida. Es de los que “se mueren en la raya”.

En Tepeaca balean a una ex delegada de Gobernación

En la población de San Hipólito Xochiltenango fue baleada Karla Ivette Venancio Orea, quien fuera delegada de Gobernación en la región de Tepeaca.

La fémina circulaba a bordo de su camioneta Jeep Patriot cuando sujetos desconocidos le hicieron varios disparos.

Nuevamente se trata de otro tema doméstico a cargo de aprendices de sicario. El crimen organizado no deja heridos. Disparan un arma corta a tres o cuatro metros de distancia o un arma larga a diez metros. En esos casos no hay heridos; todas las víctimas son fatales.

En el caso de la exfuncionaria versiones señalan que su familia tendió relaciones indebidas.  El año pasado fue ultimado uno de sus hermanos.

Tampoco se debe olvidar que Tepeaca sigue siendo un foco rojo dentro del Triángulo Rojo y que muchos presidentes municipales siguen cobijando a criminales tal y como sucede en Nicolás Bravo.

En Nicolás Bravo acusan que el alcalde protege bandas

En horas recientes pobladores de Azumbilla, que pertenece a Nicolás Bravo, municipio poblano que colinda con las cumbres de Acultzingo, bloquearon la carretera federal en protesta por la falta de obras, pero sobre todo por la falta de diálogo con Mario Ginez Hernández; el presidente ha sido petulante, arrogante y soberbio con esa comunidad.

Los habitantes también señalan que el edil protege a bandas delictivas.

Desde la campaña de 2021 circularon fotografías que mostraban al candidato portando fusiles de alto poder y disparando en montañas de la zona.

También se documentó que Mario Ginez tiene nexos con un grupo de alcaldes del estado de Veracruz que están vinculados con el Cártel Zetas Sangre Nueva, organización que tiene su feudo en las poblaciones de Zongolica, Ciudad Mendoza, Río Blanco entre otras.

A la protesta de pobladores de Azumbilla llegaron delegados de la Secretaría de Gobernación, pero el presidente municipal nunca se presentó. Jamás mostró un ápice de interés.

Es de los alcaldes que no resuelven sus problemas y le echan la pelota al gobierno del estado.

Les importan poco las afectaciones que provoca su incapacidad.

Porque como ese hay varios alcaldes.

Ya apuntamos que la política fácil hace gobernantes débiles.

Como siempre quedo a sus órdenes.

Tw @CupulaPuebla

Cúpula

cupula99@yahoo.com

Hot Sale Estrella Roja
Cupula

Javier Arellano

Javier Arellano es uno de los periodistas más reconocidos y experimentados en Tehuacán; en su columna Cúpula, detalla y desnuda a la elite tehuacanera, los líderes de la región y también analiza...