La Mega Alianza a favor de Sheinbaum en Puebla, abollada

La Mega Alianza convocada a favor de Sheinbaum fue apresurada, mal planeada y sacada de la manga.

Tanto que terminó abollada.

Casi no se notó, ¿verdad?

El miércoles por la noche corrió la invitación a la rueda de prensa a la que convocaban los partidos Morena, PT, Verde, Nueva Alianza, Fuerza por México y Pacto Social de Integración (PSI).

Se citó por la mañana en el Hotel Quinta Real del Centro Histórico de Puebla.

El anuncio, según adelantaron, sería importante. Y se colocó un escenario con los logotipos de todos los partidos.

Pero algo pasó que al sitio no llegó Carlos Navarro, líder del PSI, que se quedó a una cuadra, en el Congreso Local.

Los demás dirigentes estatales de los partidos políticos se unieron para manifestar su respaldo a Claudia Sheinbaum como coordinadora nacional de la Defensa de la Cuarta Transformación.

Pero flaco resultó el favor. Las figuras en las dirigencias de estos partidos poco representan o poca fuerza generan entre sus cuadros.

Olga Romero Garci-Crespo es mero adorno en Morena. Impuesta desde tiempos de Miguel Barbosa, se mueve según le ordene Julio Huerta.

La presidenta de Fuerza por México, Maiella Gómez Maldonado, reapareció desde el morenovallismo tras la muerte del fundador y creador del partido, Gerardo Islas Maldonado. Y hasta la fecha este instituto político apenas y servirá como satélite.

Del presidente estatal del Partido Verde Ecologista de México, Jaime Natale, ¿qué podemos decir? Se va en diciembre y ya todos hacen caravanas a Tony Gali Jr. desde que apareció como coordinador de Manuel Velasco en la carrera interna de las corcholatas. Así que este niño verde está más que desdibujado.

También apareció el presidente estatal de lo que queda del Partido Nueva Alianza, Emilio Salgado Néstor.

Y por parte del Partido del Trabajo trajeron al comisionado sectorial nacional, Ernesto Villareal.

El anuncio de una Mega Alianza con estos dirigentes desdibujados hacen un favor bien flaco para Claudia Sheinbaum. Pura pelusa.

Y encima, Carlos Navarro no llegó. El PSI simplemente se desmarcó de esta intentona de una alianza.

Pero el movimiento fue muy coherente para el líder del PSI. No asistir no solamente por un tema de falta de nivel entre los dirigentes. No asistió por coherencia y por empoderar aún más a su hija.

Primero.

Carlos Navarro no se iba a sacar la foto con una mala copia de la Mega Alianza que alguna vez se forjó en tiempos de Moreno Valle.

Segundo.

La senadora de Acción Nacional, Nadia Navarro, hija del dirigente del PSI, es la mujer que en Puebla tiene la mejor relación con Xóchitl Gálvez, la Coordinadora del Frente Amplio y virtual candidata a la presidencia de la República.

Y ojo, Xóchitl quizá no imponga candidatos, pero claro que su opinión va importar para vetar y nombrar a los candidatos del 2024 en los estados.

¿Acaso iban a permitir los Navarro empañar la relación con Xóchitl Gálvez por una foto con la pelusa partidista? Ni de chiste.

Quien estuvo detrás de este pésimo espectáculo de política aldeana precisamente demostró eso, una mente muy poco preparada para el ajedrez político.

En fin, la Mega Alianza a favor de Sheinbaum terminó abollada. Y como muchas de las cosas que hicieron por la Coordinadora Nacional de la Defensa de la 4T en Puebla, fue un flaco favor.

Muy desdibujado.

Y ese es el problema.

Alguien ya no sabe qué hacer para quedar bien con Sheinbaum.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Cholula TAPO
Edmundo Velázquez

Edmundo Velázquez

Es egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y cursó la maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos...