“Nuevas” Crónicas de Narnia: El gobierno, la SEP y el retroceso

Desde hace mucho tiempo, los analistas en Desarrollo Organizacional y Economía han mencionado reiteradamente, que el progreso y desarrollo de un país depende de su educación, aclarando que la riqueza en recursos o en territorio, no son garantías para que un país logre un crecimiento y el bienestar para sus ciudadanos.

LA EDUCACIÓN ES RIQUEZA – El pensamiento de ANTONIO ESCOHOTADO

En las últimas evaluaciones internacionales y nacionales, nuestro país no muestra resultados positivos; tanto PISA, PLANEA (dado de baja en 2019) y ahora la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación mejor conocido como el Mejoredu, concluyen que los estudiantes de educación básica tienen deficiencias muy altas en Matemáticas, Lectura y Formación Cívica y Ética, en pocas palabras: nuestro sistema educativo sigue “burreando”. Tan mal estamos, que aún antes de la pandemia, varias universidades del país ofrecían cursos y talleres de Lectura y redacción, para los estudiantes de nuevo ingreso.

La pregunta seria, en los últimos 25 años ¿Las personas que han encabezado la Secretaria de Educación Pública han sido incompetentes? o ¿Se sigue con “el plan” de solo tener mano de obra calificada para las empresas del sector privado?, y “plan” entre comillas, porque el gobierno nunca lo ha reconocido, pero con sus hechos lo demuestra.

Aunado a esto, se debe reconocer que el sistema de trabajo para los docentes de educación primaria es asfixiante, con demasiada carga administrativa, absorbiendo roles que no les corresponden, tales como recopilar el peso y talla de cada alumno, seguimiento de vacunación, coordinar estudios de la vista, además de todo el papeleo físico o electrónico y la elaboración de gráficos “de monitoreo y avances”, entre otros; dejando muy poco tiempo efectivo para impartir sus clases. Y falta agregar que cada docente debe tener “las habilidades” para atender a alumnos con diversos trastornos de desarrollo neurológico, impactando en la eficacia educativa.

Con todo esto, uno pensaría, “bueno sí, es mucho… pero al menos se les paga bien”; si usted es maestr@ de educación básica, haga un esfuerzo para no soltar la carcajada o llorar; pues, recientemente el gobierno aumento el salario del personal de apoyo (conserjes), que generalmente solo cuentan con primaria, igualándolo al salario de un@ maestr@, al cual se le exige tener una licenciatura ¡que motivante!, no por nada y a pesar de que han pasado tantos años, se les sigue diciendo “el pobresorado”; faltaría también hablar de la saturación o fusión de grupos, que cuando son del mismo grado se “puede tolerar”, pero ¿Cuáles son las consecuencias si se fusiona un grupo de tercero con uno de cuarto, porque “no se completó” el numero de 25 niños?, el gobierno federal o estatal “se ahorra” un maestro, pero los alumnos no recibirán una educación mínima aceptable, por muy capaz que sea el docente.

Si al llegar hasta aquí, ya puede visualizar hacia donde vamos como país, todavía sería necesario mencionar la reciente implementación de los libros de texto de la “Nueva Escuela Mexicana”, en donde los expertos en educación han concluido que tienen mucha carga ideológica y muy poca profundidad en matemáticas y español. Y con todo esto ¿nos debe extrañar los pobres resultados de las diferentes evaluaciones en educación? “Hace bien” el presidente en ignorar los resultados de PISA México retrocede en Lectura y Matemáticas en prueba.

Pues nadie duda que, en los siguientes años, el nivel educativo de nuestro país seguirá a la baja… por lo que entonces, debe cambiar la forma “medir” a los estudiantes. Y en un futuro distópico habría que evaluar solo el nivel de “borreguismo” o zombis de los estudiantes y los ciudadanos, ideal para un gobierno que no está dispuesto a ser cuestionado de ninguna forma, aún de aquellos que hacen críticas constructivas. Tal pareciera que debemos tener una educación como en Corea del Norte, en donde su presidente es visto como un semi-Dios, que nunca se equivoca y que “ama” a su pueblo (con hambre y sin libertad).

Para aquellos que vieron la película de Narnia, era un mundo de fantasía, en donde aún los animales podían leer e incluso escribir, y aunque sabían que estaban bajo tiraría no podían hacer mucho hasta que llegaron los “niños libertadores”. Pero al menos había conciencia para entender el abuso, condición que podría perderse en nuestro país si no cambiamos de dirección, al menos en el aspecto educativo, que es la base de una sociedad desarrollada y el detonante para el sector industrial.

El Diálogo de hoy:   – entre intelectuales –

I1- ¿Te acuerdas cuando el presidente criticó a la gobernadora de Chihuahua y a un juez federal, que concedió la suspensión provisional para frenar la distribución de los nuevos libros de texto?

I2 – Si me acuerdo, incluso dijo que el juez fue deshonesto por aceptar dicho amparo.

I1 – Pero ¿que no fue más deshonesto imprimir miles de libros sin haber sido revisados y sin contar con aprobación?

I2- y no solo eso, ¿por qué implementar un nuevo sistema de enseñanza, sin antes capacitar a los docentes?

I1 – Bueno, todo indica que el gobierno se merece un “premio a la improvisación”, pues ha sido “consistente” en ese aspecto, en todas sus obras.

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

BonoBus BUAP
Cesar Rios Hernández

Cesar Ríos

Ingeniero Industrial, egresado del instituto tecnológico de Ciudad Juárez, Chihuahua, norteño de sangre sureña. Miembro de la ASQ Asociación Americana de Calidad. Labora en la Industria Maquiladora...