Administración de la incertidumbre y la improvisación

Cualquier organización privada o de gobierno perdería su razón de ser si no manejara algún tipo de planeación. Desde su creación hasta su implementación, el ciclo de la planeación no se detiene. Sin embargo, el no saber manejar adecuadamente las herramientas administrativas y un adecuado liderazgo, provoca que la organización se desgaste en recursos (tiempo, dinero, capacitación, materiales, personal, entre otros), incluso varias de ellas no logran “despegar”, otras “mueren en el proceso” y algunas más “sobreviven” con lo mínimo. ¡Cualquier parecido con su empresa o alguna dependencia de gobierno es mera coincidencia!

La expectativa de cualquier plan es alcanzar un objetivo (se asume que es medible), de establecen tiempos y recursos, PERO, como suele suceder, en ocasiones se presentan obstáculos y es necesario improvisar… en algunas ocasiones dichas improvisaciones suelen ser acertadas, ya sea porque alguien tuvo la sagacidad, experiencia y creatividad o simplemente por “pura chiripada”; sea como sea, se retomó el plan original y se busca cumplir con el objetivo establecido; hasta aquí, no se está diciendo nada nuevo, incluso pudiera usted ya estar dudando en continuar con la lectura, sin embargo, el verdadero peligro para cualquier organización no es enfrentar los imprevistos, sino “vivir improvisando todo el tiempo” o tener un plan y no seguirlo (tal vez porque sólo sirve de “adorno” con los jefes). Si usted está a cargo de un departamento dentro la empresa o tiene una función de mando en el gobierno, y ya empieza a sentirse aludido o redargüido, ¡qué bueno!… si es valiente, siga con la lectura.

Las organizaciones con un sistema de trabajo o de calidad establecido, ya cuentan con procedimientos y lineamientos para formalizar un plan, y a pesar de todo esto, nunca falta el jefe o alto directivo (con muchísima arrogancia o vanidad) que asume que los planes formales son sólo un requisito “de papel” y que “la verdadera administración” está en el talento e inteligencia que ellos ostentan, pues los procedimientos o reglamentos son solo un estorbo para su “liderazgo”.

Cuando se habla de ejemplos fallidos de la planeación, lo primero que se nos viene a la mente son los proyectos de gobierno (municipal, estatal o federal), en donde la gran mayoría de las veces son verdaderos monumentos a la improvisación o gestionados con incertidumbre, pero lo lamentable, es que dichos proyectos son realizados con nuestros impuestos y rara vez el responsable es reprendido o removido de su función, incluso terminan su gestión con “riqueza inexplicable”. ¿Cuándo se terminará de “barrer la escalera” de arriba hacia abajo?

Por otro lado, cuando la planeación falla dentro de las empresas del sector privado, entonces sí se ven consecuencias, sobre todo porque la inversión del dueño o los accionistas no obtuvo los resultados esperados, claro, a nivel macro solamente, ya que dentro de la empresa, el no seguir un plan adecuadamente sí genera pérdidas e ineficiencias, pero rara vez perceptibles a la alta gerencia, así que le corresponde a los empleados el “vivir” angustiados o frustrados, observando cómo su [email protected] [email protected] se siente Tony Stark o Diana Prince en versión “chafa”. Pareciera que los planes perfectos o la improvisación bien dirigida sólo queda en las películas (Avengers- Escena épica “Siempre estoy enojado” – YouTube).

Con todo lo anterior, pareciera que muchas empresas utilizan “la estrategia” de “Se aventó como El Borras”; si algún joven no está familiarizado con la frase, aquí está el enlace, https://www.distritocomedia.com/series/el-borras.

Los mexicanos nos destacamos en el mundo por ser creativos e innovadores, sólo considere cuántas barreras se han puesto para no cruzar la frontera con los vecinos del norte y aun con todo, seguimos cruzando como si nada, sin embargo, también tenemos la mala fama de “administrar improvisando”, siendo un obstáculo para el crecimiento del país y por ende en las empresas, todos perdemos si no cambiamos nuestra cultura de trabajo.

El Diálogo de hoy: – entre funcionarios del municipio con el alcalde –

F1.- Señor, ya estamos por completar el proceso de pavimentación con concreto hidráulico, estamos al 90% de avance.

F2.- Pero acabamos de ser notificados de que ciertas tuberías de agua no se reemplazaron en la avenida.

Alcalde.- ¡Qué barbaridad! ¿Y ahora que hacemos? ¿Tenemos un plan?

F1.- Hay que “romper” parte del pavimento y volver a “bachear”, pero culparemos al director de obras públicas.

F2.- Además es muy “gruñón”, de seguro hasta nos van a felicitar por removerlo.

Alcalde.- Parece un “buen plan”, eso será un buen punto para pelear mi “reelección”.

Cesar Rios Hernández

Cesar Ríos

Ingeniero Industrial, egresado del instituto tecnológico de Ciudad Juárez, Chihuahua, norteño de sangre sureña. Miembro de la ASQ Asociación Americana de Calidad. Labora en la Industria Maquiladora...