¡Comparte!

De las últimas tres administraciones federales, la de Andrés Manuel López Obrador es la que menos ha concretado proyectos de infraestructura física en salud, con apenas cuatro concluidos en 2019 y sólo 14 planeados durante 2020 y 2021.

El Gobierno Federal actualizó a diciembre de 2021 el Plan Maestro de Infraestructura Física en Salud, en el cual se detallan los proyectos para la construcción, sustitución, ampliación, fortalecimiento y equipamiento de hospitales, clínicas y unidades móviles en el estado de Puebla. El documento incluye las acciones que se realizaron en los últimos años y de pasadas administraciones.  

Las diferencias entre las últimas tres administraciones son abismales, pues, de acuerdo con el documento consultado por #DandoData, entre 2007 y 2019 se concretaron 582 proyectos que tuvieron una inversión de 4 mil 415 millones 993 mil 172 pesos; pero sólo cuatro acciones corresponden a la administración de López Obrador, y ascienden a 16 millones de pesos.

La disminución de recursos federales para proyectos de infraestructura, la baja en subsidios para fortalecer el sistema de salud y la pandemia del coronavirus, han sido los principales factores para que en Puebla se detuviera la inversión en este rubro; por ello, entre 2020 y 2021 no se concretó un solo proyecto, aunque se planearon 14 en esos años.

Aunque los proyectos de infraestructura física en salud se tomaran en cuenta sólo durante los tres primeros años de gobierno en las últimas tres administraciones, la diferencia también es exagerada, ya que el mismo Plan Maestro indica que en los tres primeros años de Felipe Calderón se destinaron 552 millones 852 mil 159 pesos y en el mismo periodo de Peña Nieto 2 mil 926 millones de pesos.

López Obrador ha señalado que heredó un sistema de salud deficiente, que exhibió la corrupción con la que se manejaron los recursos en administraciones pasadas, pues, aunque se gastaron millones de pesos en obras y equipamiento, muchos de los espacios no se encontraban en buen estado.

Cifras ponen a Peña Nieto y Calderón con mayor inversión en infraestructura para salud

El Plan Maestro de Infraestructura Física en Salud indica que, en el caso de Puebla, durante la administración de Felipe Calderón se concretaron 426 proyectos para la construcción, sustitución, ampliación, fortalecimiento y equipamiento de hospitales, clínicas y unidades móviles, en los cuales se invirtieron 720 millones 255 mil 164 pesos.

Para esta revisión se tomaron en cuenta los proyectos a partir de 2007 y hasta 2010, pues no hay registro de acciones concretadas en 2011 y 2012 que el panista todavía estaba al frente de la administración federal, además, se debe precisar que, de los 426 proyectos únicamente en 391 se indica el costo.

El ex presidente del Partido Acción Nacional (PAN) comenzó su periodo el 1 de diciembre de 2006, y lo concluyó el 30 de noviembre de 2012. Si se toman en cuenta los tres primeros años completos de su gobierno, del 2007 al 2009, en este periodo se desarrollaron 359 proyectos con una inversión de 552 millones 852 mil 159 pesos.

Su sucesor, Enrique Peña Nieto, destinó todavía más recursos para proyectos de infraestructura física, pues, con base en los datos disponibles, de 2013 a 2018 se concretaron 151 acciones por 3 mil 679 millones 738 mil 8 pesos y esta fue la mayor inversión para Puebla.

El mandato de Peña Nieto, emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), inició el 1 de diciembre de 2012 y concluyó el 30 de noviembre de 2018, por lo que, al tomar en cuenta sus primeros tres años completos, de 2013 a 2015 se desarrollaron 110 proyectos con un costo de 2 mil 926 millones 145 mil 507 pesos.

Aunque se concretaron 151 acciones para la infraestructura física en salud, en el Plan Maestro se omite cuál fue la inversión de cuatro proyectos durante el periodo en que fue presidente Enrique Peña Nieto.

Se debe mencionar que, durante su administración fue uno de los principales aliados del gobierno morenovallista para la construcción de Centros de Salud con Servicios Ampliados (CESSA) y la rehabilitación de diferentes hospitales y clínicas en diferentes regiones del estado.

Desde el inicio de su administración, el gobernador Miguel Barbosa Huerta evidenció que los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto transfirieron millones de pesos para construir centros de salud que se convirtieron en “elefantes blancos”, porque su edificación estuvo envuelta en actos de corrupción y los dejaron vacíos, sin medicamentos, médicos y enfermeras.

Gobierno Federal exhibe los nulos proyectos en infraestructura física en salud

Una de las primeras promesas de Andrés Manuel López Obrador cuando ya estaba en funciones, fue que México tendría servicios de salud de primera, similares a los de Dinamarca y que la atención sería gratuita para toda la población.

Aunque esto se cumplió “en papel”, porque a través de un decreto se establecieron los servicios de salud gratuitos, la pandemia sacó a relucir las deficiencias del sistema de salud en el país, como la saturación hospitalaria en las diferentes olas de la pandemia y la aplicación de pruebas desde el sector público.

El Plan Maestro de Infraestructura Física en Salud revela que, más allá de fortalecer el sistema con mejores espacios y equipamientos, desde el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador –primer presidente de izquierda a través de Morena—, únicamente se concretaron cuatro proyectos y éstos se desarrollaron en 2019.  

El documento detalla que se realizó la sustitución de los Centros de Salud de Chila de la Sal y Tepemaxalco, cada uno con una inversión de 8 millones de pesos. El tercer proyecto fue de equipamiento para el Hospital Río Arronte en Atlixco y el cuarto para equipamiento de 531 unidades médicas, de estos dos casos no se indica la inversión.

Además de estas acciones que están marcadas como concluidas, el Plan Maestro de Infraestructura Física en Salud detalla que entre 2020 y 2021 se realizaron 14 proyectos para la sustitución de unidades médicas móviles, su equipamiento, así como la sustitución y ampliación de consultorios, y la construcción de un módulo de medicina tradicional, pero ninguno se ha concretado.

Estas acciones beneficiarían a municipios en condiciones de rezago, como Atexcal, Cuetzalan, Eloxochitlán, Huehuetlán el Chico, Ixcamilpa de Guerrero, Pahuatlán, Quimixtlán, San Sebastián Tlacotepec, Tepetzintla, Tetela de Ocampo, Vicente Guerrero y Zapotitlán.

La ejecución de infraestructura física en salud depende de las decisiones que tome el Gobierno Federal, el claro ejemplo es el bajo avance que registra el hospital de San Alejandro, afectado por el sismo del 19 de septiembre de 2017 y que, a más de cuatro años de quedar inservible, no se ha sustituido.

Etiquetas: