¡Comparte!

Luego del confinamiento que provocó el virus de Covid-19, el índice de enojo aumentó en los poblanos durante la pandemia. Según un estudio realizado por académicos de la Ibero Puebla, el 29% de padres y madres de familia, se considera “más enojón”. 

La investigación lleva por título “Enojo excesivo y violencia familiar” y estuvo a cargo de académicos y estudiantes de la Universidad Iberoamericana Puebla. Según las muestras obtenidas durante el último año, el 95.6% de los hombres incluidos en el estudio dijo haber experimentado enojo, mientras que el el 96.5% de las mujeres ha tenido más frecuente dicho sentimiento.

Además, es más alto el porcentaje de mujeres que agredió a algún integrante de su familia con respecto al índice de hombres. El 37% de las mujeres de la muestra tuvo alguna reacción violenta, en tanto que solo el 24% de los hombres agredió a alguien de su familia a causa del enojo.

Cabe mencionar que el estudio arrojó que, durante el confinamiento, los padres de familia amenazaban a sus hijos más que a la pareja. Las madres regañan a hijas e hijos por igual, mientras que los padres corrigieron más a los chicos que a las chicas.

Asimismo, en las familias que tanto padres y madres gritan, insultan, dejan de hablar o destruyen sus cosas, son los más propensos a abandonar la casa de forma brusca. 

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

Según explica el coordinador de este estudio de enojo de los poblanos durante la pandemia, Raúl Alcázar Olán, las personas que se describen como propensas a enojarse con facilidad son más vulnerables a ejercer violencia, pues el 57% de estas le han gritado a algún familiar.

Por ello los encargados de la investigación proponen una política pública basada en tres acciones: 

Reducir los índices de violencia familiar a través de la prevención.

Hacer conciencia sobre el enojo como problemática social.

Aumentar la participación de la sociedad en la lucha contra la violencia familiar.

El problema no solo depende de crear sanciones más fuertes o nuevas leyes, sino que los esfuerzos deben dirigirse a ver qué funciona y qué no”,  insistió Alcázar Olán.

El proyecto se realizó en el periodo escolar Verano 2022 con apoyo de CONCYTEP, y terminó con una serie de actividades para el manejo del enojo. Los resultados se obtuvieron de la entrevista a  665 poblanos que son  padres y madres de familia. 

Te puede interesar: