¡Comparte!

“El Rebaño”, la banda del Instituto Oriente de Puebla, está conformada por menores de entre 15 y 17 años que han sido acusados de dar golpizas a sus compañeros dentro de la institución.

Los niños han gozado de impunidad, mientras que los padres de las víctimas se han visto obligados a cambiar a sus hijos de escuela, así lo denunciaron a CENTRAL.

El pasado 26 de mayo, se hizo viral el caso de un joven de 15 años que estudia en la preparatoria del Instituto Oriente de Puebla y que sufrió bullying y acoso escolar. La mamá del menor Guadalupe Torres Gómez hizo pública la denuncia en redes sociales, ante la omisión de las autoridades para atender el caso.

Los padres de la víctima han acudido a emitir una demanda por las agresiones ante la Secretaría de Educación Pública (SEP) de orden federal. A la Unidad Especializada en Justicia para Adolescentes de la Fiscalía General del Estado (FGE), a la Fundación Loyola y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Hilo de Twitter sobre el Instituto Oriente de Puebla

¿Cómo sucedió la agresión por parte de la banda del Instituto Oriente de Puebla?

Los hechos sucedieron el 6 de abril dentro de la propia institución. Los agresores de “El Rebaño” comenzaron a acosar al menor, —a quien llamaremos Miguel para cuidar su identidad— aproximadamente a las 14:30 horas en el salón de clases del Instituto Oriente. Todo inició con agresiones verbales que fueron subiendo de nivel en el transcurso del día, mismas que Miguel ignoró.

A las 17:30 horas, tiempo del receso, Miguel ingresó a la cafetería y cuando se dirigía hacia el campo donde comería con sus compañeros, uno de los agresores lo golpeó con el codo y lo enfrentó.

Le pidió en repetidas ocasiones que se disculpara sin ninguna causa, ante la negativa lo comenzó a empujar. Miguel evitó la pelea y caminó hacia el campo con el resto de sus compañeros. Mientras que el agresor, corrió para buscar a su hermano mayor.

Aproximadamente a las 18:05 horas un grupo de 15 hombres y cinco mujeres, de entre 15 y 17 años, se acercaron a Miguel. El hermano mayor del primer agresor lo amenazó, diciéndole que, si se metía con su hermano, tendría problemas con él. La víctima trató de explicar los hechos, pero fue ignorado.

El hermano de 17 años comenzó a golpear en el pecho a Miguel. Luego le dio un puñetazo en su ojo izquierdo, provocándole un derrame ocular. El menor agredido perdió el sentido y cayó al piso, fue cuando entre 10 y 15 menores comenzaron a patearlo.

Los amigos de Miguel separaron a los agresores de “El Rebaño” para que se pudiera poner de pie. Posteriormente se dirigieron con una autoridad de la preparatoria del Instituto Oriente para denunciar los hechos y llamó a su papá. No hubo vigilancia por parte de ningún docente o directivo para impedir la golpiza.

Guadalupe Torres Gómez, la madre del menor señaló a CENTRAL que las autoridades encerraron a Miguel en un salón y comenzaron a regañarlo por haber llamado a su papá, quien llegó de manera inmediata ante la llamada de su hijo.

Su madre también arribó a la institución, pero le fue impedida la entrada y esperó más de media hora para poder pasar y ver como se encontraba Miguel, tras las agresiones.

Los padres enfrentaron al rector del Instituto Oriente de Puebla y exigieron que hubiera un castigo para los agresores. Sin embargo, la respuesta que obtuvieron fue que en los siguientes días la escuela investigaría cómo pasaron los hechos y les daría una respuesta.

Diagnóstico de ingreso de Miguel

¿Qué han hecho los papás de la víctima?

Los padres de la víctima denunciaron de manera inmediata el bullying y el acoso escolar ante la Unidad Especializada en Justicia para Adolescentes de la Fiscalía General del Estado (FGE). El menor narró los hechos y quedaron asentados en una carpeta de investigación.

Posteriormente viajaron a la Ciudad de México para emitir una nueva denuncia ante la Secretaría de Educación Pública (SEP) de orden federal, a la Fundación Loyola y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

También acudieron a Casa Aguayo, oficina del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, para solicitar su intervención. Así como de la SEP estatal, que encabeza Melitón Lozano Pérez.

Denuncia de los padres de Miguel

MANTENTE AL DÍA CON TODO LO ÚLTIMO EN NUESTRO CANAL DE TELEGRAM

¿El caso de violencia cometido por la banda del Instituto Oriente de Puebla sigue impune?

A la fecha, ninguna autoridad les ha notificado sobre el avance en las investigaciones.  Por parte de la escuela, únicamente les han dado excusas a los padres de la víctima. Pese a que han advertido sobre las denuncias y el acercamiento que buscarán con el gobernador, así como la evidencia del caso en los medios de comunicación.

Mencionaron que la institución solo ha respondido que están en su derecho para actuar como mejor les convenga. Y han hecho caso omiso sobre si habrá alguna sanción en contra de los agresores.

Tampoco han ofrecido ningún tipo de apoyo o incluso ayuda psicológica para Miguel quien teme por su integridad y quien dejó de asistir a la escuela de manera presencial, pues sus agresores continúan asistiendo de manera normal.

Los padres de la víctima esperan que la CNDH, el gobierno de Puebla y la SEP se involucren en el caso para que haya justicia.

Por el momento, han tomado la decisión de que Miguel continúe con clases a distancia y para el próximo periodo escolar han determinado que cambiarán de escuela a su hijo para evitar que continúe sufriendo violencia.

Guadalupe Torres Gómez comentó a CENTRAL que ha difundido el caso de su hijo en diferentes grupos, donde algunas madres de familia han señalado que sus hijos también fueron agredidos por “El rebaño”, la banda del Instituto Oriente de Puebla.

Sin embargo, al detectar que gozan de impunidad, han preferido cambiar a los menores de escuela para evitar que continúen en riesgo.

Tras las denuncias, el Instituto Oriente de Puebla puso en modo privado las redes sociales de la escuela y eliminaron las interacciones para mantener el caso en silencio.

Los padres del menor agredido cuentan con fotografías de las lesiones y los documentos donde quedaron asentadas las denuncias en las diferentes instancias, mismas que se han resguardado y que no pueden hacerse públicas, debido a que están implicados menores de edad.

Te puede interesar: No fueron 15, fueron tres: Así minimiza Instituto Oriente golpiza a alumno