¡Comparte!

Carlos Rosado, ex jugador de los Aztecas de la UDLA, explica que para ser un jugador profesional de la NFL se necesita una extensa preparación física y mental. No es algo fácil.

Cuando la NFL Europa desapareció en 2007, también lo hicieron las esperanzas de cientos de jugadores internacionales, quienes veían una oportunidad de poder trascender en el futbol americano a un gran nivel.

Hoy las dos únicas oportunidades para ello es el International Player Pathway Program (IPPP), un esquema implementado por la National Football League para aumentar el número de jugadores no estadounidenses y canadienses en alguno de los equipos de la NFL.

Es un proceso bastante complicado teniendo en cuenta las decenas de elementos con el mismo objetivo, con características distintas o superiores entre sí.

Es la realidad, no he visto a algún jugador de fútbol americano en la NFL salir de aquí, salvo Isaac Alarcón, (el IPPP) es un programa que va a ayudar a muchos mexicanos, que ahora se necesitan preparar y estar listos, agregó Carlos Rosado

La otra opción es poder jugar en Canadá en la CFL (Canadian Football League), como lo han hecho algunos ex Aztecas UDLAP y jugadores de la Conferencia Premier en el pasado.

Esos jugadores pertenecer a un conjunto de la LFA (Liga de Fútbol Americano Profesional de México) fueron atraídos hacia el norte del continente, ahí cada quien ha demostrado sus capacidades.

Una tercera opción que plantea Carlos Rosado es buscar una oportunidad de estudiar en EU o un intercambio en TCU Horned Frogs.

Pero para ello la preparación debe ser desde pequeño y verla como estar en un trabajo profesional, solo así se llega al mismo nivel de fortaleza física, de velocidad, lo competitivo, filosófico, desarrollar el instinto de competencia, entre otras características. “Tu sueño debe empezar a los 14 años de edad, ya a los 18-20 es muy complicado porque requiere un proceso. Hoy en día estás compitiendo contra atletas que llegan a los 20-21 años a la NFL listos, drafteados y vistos desde hace tiempo”, explicó.

Si se pensará en juegos entre equipos mexicanos y estadounidenses como la oportunidad de ser visto, para el ex Azteca no es viable pensando que hasta ahora se han disputado partidos contra conjuntos de División III o División Uno AA de la NCAA, benéficos para la preparación, fogueo y el crecimiento, pero aún lejos de equipos de División I con jugadores a un paso de la NFL; aunado a eso están las dificultades de reglas, calendarios, arreglos de ligas y el atraso del futbol americano en México por la pandemia, “por el hecho de que los jugadores no han tenido la experiencia de jugar, se desmotivan, pierden su sueño, el nivel baja y ahora deben retomarlo”, expresó el analista.

Etiquetas: