Puebla, 25 de junio del 2022

Política

Después de siete años, la Ley Agnes hoy es una realidad en Puebla

Después de siete años, la Ley Agnes hoy es una realidad en Puebla
- Foto: Agencia Enfoque / Diseño: Sam Navarrete

La ley que fue aprobada este jueves en el Congreso de Puebla, lleva el nombre de la activista Agnes Torres, quien peleó por plasmar su nueva identidad de género en documentos oficiales y fue asesinada en 2012.

Por Bryan Rivera González / @Bryan_TheSounds /

El jueves 25 de febrero, la aprobación de la Ley Agnes por fin se hizo una realidad en Puebla, luego de seis años y 11 meses de una lucha que inició la activista trans Agnes Torres, y que quedó plasmada en cinco iniciativas congeladas y la toma del Congreso en 2020.

La expectativa no fue poca, pues desde las primeras horas del martes, colectivos trans y feministas se manifestaron en el Zócalo y la sede del Legislativo para exigir su aprobación, ondeando la bandera del orgullo trans.

Incluso, tras ser aprobada, la misma bandera fue colgada desde el Palacio Municipal de Puebla, donde la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco las recibió.

VER: Mientras se discute la Ley Agnes en el Congreso de Puebla, colectivos se manifiestan para exigir su aprobación

Luego de una acalorada votación de siete horas y media —incluyendo una lista de 15 modificaciones—, los diputados avalaron con 34 votos a favor y seis abstenciones la promulgación del artículo 875 Bis, para establecer que “cualquier persona puede pedir el levantamiento de una nueva acta de nacimiento para el reconocimiento de su identidad de género”.

La diputada Estefanía Rodríguez Sandoval externó, emocionada, que la Ley Agnes permitirá reducir la brecha de la discriminación y hacer que Puebla avance hacia un futuro donde todas las personas gocen de los mismos derechos.

VER: ¡Día histórico para Puebla! Congreso aprueba Ley Agnes tras siete años de espera

“Agnes, sin ti esto no sería posible”

Colectivos festejaron la aprobación de la Ley, recordando que habría sido posible sin la activista tras Agnes Torres, oriunda de Tehuacán a quien el estado poblano le negó reconocimiento, por lo que a raíz de ello, investigó cómo concretar el cambio de identidad para ella y sus compañeras, sin tener que recurrir a ningún tribunal.

Sin embargo, su esfuerzo se quedó a medias, ya que en 2012 fue asesinada. Su presunto homicida intelectual, Jorge F. Z., aún sigue sin sentencia.

Este hecho causó una fuerte indignación a nivel nacional, obligando al Congreso de Puebla a modificar el Código Penal para incluir el crimen de odio por preferencias sexuales como homicidio calificado, lo que significó un paso a favor de los derechos de las personas trans.

Por ello, Agnes Torres ha vivido dentro de esta iniciativa que ha sido impulsada en cinco ocasiones, mediante reformas distintas al Código Civil durante todos estos años. Las últimas dos propuestas fueron presentadas por Morena, tras presiones de las organizaciones de la comunidad gay.

VER: Puebla, entre los 19 estados retrogradas en donde se ha ignorado la Ley Agnes

Una lucha que se mantuvo durante 7 años

Fue en marzo de 2013 cuando colectivos presentaron la primera iniciativa para el cambio de identidad ante la LVIII Legislatura. No obstante, de inmediato recibieron el silencio de los diputados, por lo que quedó en la congeladora.

Tuvieron que pasar tres años para que en 2016, la entonces diputada del PRD, Socorro Quezada Tiempo, presentara formalmente la ley, aunque de nuevo no hubo respuesta por considerar que habían temas “más urgentes” en la agenda.

Para entonces, la Legislatura de mayoría panista se negaba a reconocer los derechos de la comunidad LGBTTTIQ, pues también tenían congelada la reforma para permitir el matrimonio igualitario, que apenas en 2020 fue avalada.

En marzo de 2019, el diputado de la actual legislatura, José Juan Espinosa presentó su versión de la Ley Agnes con cinco reformas al Código Civil, siendo similar a la de Socorro Quezada.

Las organizaciones civiles pensaron que por fin sería aprobada con un partido como Morena, que tomaría todos los pendientes que las facciones de derecha no quisieron resolver. Sin embargo, la desilusión vino cuando nuevamente la iniciativa fue enviada a la congeladora en el Congreso.

VER: Identidad, derecho y un mejor mañana: la esperanza de la Ley Agnes en Puebla

Toma del Congreso: la gota que derramó el vaso

Fue el hartazgo por las viejas prácticas políticas lo que obligó a jóvenes feministas a tomar el Congreso, el 24 de noviembre de 2020; tras un año de haber sido ignoradas, para aprobar la Ley Agnes y la interrupción legal del embarazo. Esto, luego de que una cuarta iniciativa fue enviada a la congeladora, esta vez presentada en julio por la morenista Estefanía Rodríguez Sandoval.

Fue hasta el 16 de diciembre cuando las jóvenes dejaron el recinto, luego de que la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo) firmó un acuerdo para votar la Ley Agnes antes del 15 de febrero.

Sin embargo, el temor de que no fuera abordada se hizo latente ya que el Congreso se negaba a responder sus mensajes y a entregar avances, hecho que las hizo movilizarse nuevamente y exhibir a los diputados firmantes en redes sociales. Incluso, realizaron un plantón frente a la sede del Legislativo.

Fue así como las diputadas Estefanía Rodríguez y Vianey García Romero presentaron una quinta versión de la Ley Agnes: la misma que fue aprobada.

La Ley Agnes garantizará el derecho de todas las personas a asumir su nueva identidad, permitiendo, con ello, que puedan acceder a mejores oportunidades laborales y a prestaciones, sin ser discriminadas.

VER: Héctor Alonso será denunciado ante Derechos Humanos por sus comentarios transfóbicos en el Congreso de Puebla