Huachicol

Ex huachicolero denunció ante FGR a banda de Xochimehuacan; ¡rentan terrenos para tomas clandestinas!

- Diseño: Sam Navarrete

Uno de los jefes de la banda, identificado como Jesús G. A. –quien es vecino de San Pablo Xochimehuacan— fue señalado por buscar inmuebles en Puebla y Tlaxcala para cavar túneles y realizar tomas clandestinas; a aquellos miembros que querían dejar de ser parte de grupo delictivo los amenazaban con ser asesinados y descuartizados

Por Edmundo Velázquez / @mundovelazquez

/ Ciudad de Puebla

Un huachicolero retirado denunció de manera anónima ante la Fiscalía General de la República  a la banda delictiva a la que perteneció, y que opera todavía en los municipios de la capital de Puebla, Huejotzingo y San Martín Texmelucan, así como en San Pablo del Monte, en Tlaxcala; este grupo organizado labora activamente consiguiendo terrenos en la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan para realizar tomas clandestinas.

En la denuncia, de la cual tiene copia en su poder PÁGINA NEGRA, se señala específicamente a un hombre, identificado como Jesús G. A., quien se dedicaba a ubicar terrenos alrededor de los ductos del norte de Puebla y en zonas aledañas a Tlaxcala, para convencer y rentárselos a sus propietarios para después construir las tomas clandestinas e incluso túneles para conectarse a los ductos sin que se encuentren a la vista. 

Ver: Minuto a minuto: Así fue la tragedia de Xochimehuacan

Denuncia de ex huachicolero

Mi jefe directo siempre fue el señor  Jesús G. A., el cual era unos de los jefes de la organización, mismo que me pagaba mi salario de cuatro mil pesos a la semana. Trabajé aproximadamente año y medio, pero me salí de su organización porque este señor me amenazó de muerte”, relató el denunciante quien acudió ante la FGR a dar los detalles del grupo delictivo que opera en Xochimuacan, de donde es originario el hombre que lo empleó.

El denunciante relató que en el mes de enero del 2019 andaba buscando trabajo, hasta que le recomendaron hablar con Jesús G. A., quien buscaba a “un chalán”:

Un amigo me comentó que conocía una persona que me podía dar trabajo, pero era para vender huachicol y huachigas, le respondí que sí me interesaba el trabajo, ya que tenía algunos meses sin encontrar empleo y ya debía dinero a algunas personas que me habían prestado para ir sobreviviendo. Fue entonces que mi amigo en el mes de enero del año dos mil diecinueve, en la central de abastos de la Ciudad de Puebla me presentó al señor Jesús G. A.”.

Jesús G. A, el miembro de la banda delictiva que captó al denunciante, fue identificado como un sujeto de aproximadamente 58 años, de complexión robusta, cabello corto canoso, de tez morena, aproximadamente un 1.60 centímetros de altura y que usualmente maneja un vehículo Atos con placas de circulación MZF6855 del Estado de México.

El hombre que fue contratado por Jesús G. A. se sorprendió, porque el trabajo para el que lo buscaban abiertamente era ilegal y descaradamente le dijeron que tenía que perforar los ductos de Petróleos Mexicanos por donde pasa el hidrocarburo y el gas. Su labor era usualmente en terrenos donde se encontraban con fachada de taller mecánico.

Me contrataron con la finalidad de perforar los tubos, para poder sustraer el hidrocarburo y el gas, y depositarlo en pipas para después venderlo a gasolineras y a la población en general. La organización contaba con distintos terrenos que rentaba ubicados San Pablo del Monte, Tlaxcala; Huejotzingo, San Martín, Puebla, y la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan, Puebla.”

El ex huachicolero detalló que su jornada laboral iniciaba a las ocho de la mañana y finalizaba a las ocho de la noche, de lunes a sábado, por el cual le pagaban cuatro mil pesos por semana. La organización contaba con varios niveles, entre los que se encontraban los jefes de la banda, a los que pertenece quien lo contrató, las personas que hacen el rascado alrededor de los ductos, los que realizan las tomas en el ducto, los sicarios que se encuentran armados para supervisar los trabajos y aquellos que transportaban las pipas y vendían el gas robado.

Mi trabajo consistía en ir a los distintos terrenos y sacar hidrocarburo o gas, esto dependía de la toma que hubiera en el terreno que rentaba la banda, había otros miembros de la organización que manejaban las pipas donde se transportaba el material que extraíamos de tuberías de PEMEX. Otros miembros eran los que daban seguridad a los terrenos de la organización, estas personas siempre estaban armadas”.

 Pero en el momento en que comenzaron a tener operativos y cateos en los predios que usaban, el denunciante fue amenazaron de muerte, ya que pensaban que él se encontraba dando pitazos a las autoridades. Debido a esto decidió mejor no regresar, escapar de ellos y denunciar:

Me salí de su organización porque éste señor me amenazó de muerte, me dijo que ya había llegado la Guardia Nacional a catear varios terrenos y habían perdido mucho dinero, dado que ya no podía entrar a sacar el hidrocarburo y el gas por las tomas clandestinas que habían hecho en los tubos de Pemex. El señor Jesús me acusó de ser un informante de la policía, comentándome que iban a investigar y si resultaba que si yo había dado información los sicarios de la organización me descuartizarían”.

Como PÁGINA NEGRA informó, tras las explosiones en Xochimehuacan del 31 de octubre del 2021, 55 casas fueron dañadas, 11 personas resultaron heridas y una persona más falleció en el sitio. Tras la actualización del gobierno estatal solamente se especificó que son 44 las casas que tienen daño estructural grave y se descartó cualquier otro fallecimiento.

Ver: Así fue la evacuación de San Pablo Xochimehuacán

COMENTARIOS

Selene Rios