15 de Julio del 2024

Mi efímera amistad con Nay Salvartori

Por Yonadab Cabrera / /

 yonachinguen ident

Siempre la critiqué, pese a que nunca había tenido el gusto de conocerla y platicar con ella. Siempre había criticado su estilo, pensaba que no era una mujer brillante, alguien con quien no me gustaría convivir.

Y por muchos años me mantuve en esa línea. Pobre de mi Nay, hasta por respirar la criticaba, ahora sí, que hasta lo que no me comía cuando se trataba de ella, me hacía daño.

Luego vino su pelea con mi adorado Brahim Zamora. Por supuesto, en redes sociales no me cansé de criticarla. La volví mi cliente, solo esperaba a que publicara algo, a que escribiera algo, para lanzarme cual hiena sobre su presa.

Me mantuve en la misma postura siempre, creo que desde que iba a la universidad y aunque muchos amigos que tenemos en común se ofrecían a presentarla, siempre me negué: "¡No, yo qué tengo que hablar con ese ´che vieja!", "¡Para qué me la presentan si no tiene ni una neurona!", eran de las frases más decentes que le dedicaba.

Hasta que un buen día a principios de diciembre de 2019, tío Mundis me enseñó una entrevista que le hicieron a una youtuber, en la que contestaba 50 preguntas en 5 minutos y le preguntaban de todo, sin restricción.

Por supuesto, en Puebla la única mujer que se atrevería a hacer algo así y a romper paradigmas era Nay. Pensé una y otra vez, lo reflexioné y dije: "¡Chingue su madre, lo peor que puede pasar es que me miente la madre!" Y con justa razón, después de todo lo que le había dicho.

Así que, de un solo madrazo, sin pensarlo le escribí un tuit, luego me siguió y le escribí un mensaje directo. A diferencia del escenario que ya había calculado, Nay, mi Nay, reaccionó muy dulce, me respondió amablemente y le agradó la idea de la entrevista.

Ella misma me pidió mi número de celular para estar en contacto a través de WhatsApp, acordamos el día, la hora y el lugar. Por supuesto después de ese encuentro, de nuestro primer encuentro, nos hicimos buenos amigos. Descubrimos que tenemos taaaaaanto en común, pero tanto y que los dos hablamos de machos sin pelos en mmm... ya saben a qué me refiero.

Desde ahí surgió una bonita amistad, en la que compartimos gustos, más gustos y más gustos. Ella me invitó a su programa de radio, yo la invité a Los Troles. Todo marchaba bien hasta que llegó Cruela Viridiana y nos separó.

Todo por una publicación. Y es que también a quién se le ocurre grabar a un borrachito y burlarse de él. En fin, hasta el momento, y después de nuestra efímera amistad, yo solo me había burlado de mi Nay por ser cosa y es que en un grupo de mamás andaba preguntando por una casa para niños "usada".

¡Ya ni la chingas mi Nay! Con todo lo que te embolsas al mes, nada te cuesta comprar una casa nueva. El caso es que no he vuelto a saber de ella y eso me llena de profunda tristeza. Dios quiera alguien le haga llegar este mensaje o el Espíritu Santo.

P.D. Mamaste con el borracho

¡Claro! Chinguen a la guapa.

ANTERIORES

Puebla GOb

Puebla GOb