De Mente Abierta

De las relaciones que trastocan nuestras vidas a las relaciones que nos permiten trascender

-
Por /

Esta es una columna de honra a todos los maestros que me han enseñado del amor.

Todos hemos sido tocados por el amor, algunas veces hemos sido trastocados por él, pero siempre, siempre, siempre, hemos sido transformados por él.

Cuando hablo del amor no me refiero solamente al amor de pareja, me refiero también al amor de padres, madres, hijos, hermanos, amigos, el amor que sentimos al trabajo.

Cada forma de amor que sentimos en esta vida nos hace distintos.

¿Cómo nos transforma el amor? Desde mi punto de vista… nos convierte en humanos, la imagen que elegí para adornar esta columna nos habla de Eros (el Dios más bello y representante del amor en la mitología)  y su encuentro con Psique (el alma envidiada por Afrodita la madre de Eros)

Cuenta el mito que Eros lleva a Psique después de rescatarla de una roca donde sería devorada por un monstruo, a un hermoso palacio donde la hace su esposa una noche, con la condición de que ella no podía mirar su rostro, sólo encontrarse con él por las noches, Psique al sentirse sola por las mañanas pide a su esposo una noche poder visitar a sus hermanas a lo que él accede, pero al hablar con ellas, le llenan la cabeza de ideas erróneas ante lo que Psique decide esa noche mirar el rostro de su esposo, y esperando a que se quedara dormido, enciende una lámpara de aceite, lo mira y se da cuenta de su impresionante belleza, queda prendada de él aún más, sin embargo al caer una gota de aceite sobre el hombro de Eros, éste se despierta y a pesar de los ruegos de Psique por que se quedara, Eros vuela lejos de ella quien desconsolada baja al inframundo a buscar a Perséfone quien le entrega una caja pero le pide que no la abra a lo que la hermosa Psique desobedece de nuevo y queda sumida en un profundo sueño, Eros al mirar a su amada en este profundo sueño eterno, pide ayuda a Zeus quien le concede poderla despertar con un beso… así, Psique es reanimada por el Eros con un profundo beso.

Y la analogía para nosotros es… nuestra alma humana, curiosa, bella, irreverente, insensata, elocuente, insatisfecha, desobediente ¿cuántas veces ha sido reanimada por el amor?

Muchas, cientos de ellas, cuando perdemos sentido de vida miramos al cielo estrellado o lleno de nubes de color dorado y no podemos dejar de sentir un profundo “despertar”, es el amor que nos toca, es el mismo amor que nos toca cuando nos miramos en las pupilas del ser de nuestros afectos o cuando somos tocados por las sanadoras manos de nuestros hijos.

Permitamos que el amor nos toque, que nos trastoque, que nos mueva desde el centro, que nos mueva el alma y nos transforme en nuestra verdadera esencia, el amor no puede cambiarnos en algo que no somos, nos limpia de lo que nos impide ser en la más pura manifestación de nuestra esencia luminosa.

Basada en la teoría nocional de Luis Gerardo Ugalde, tenemos en cuenta que hay tres tipos de relaciones:

De permanencia, de aquellas que no puedes “pasar”, hijos, hermanos, padres, familia, ancestros, siempre serán de tu carne y sangre, desde que naces hasta que mueres.

De transición, aquellas que nos llevan de una orilla a otra en el río de la consciencia, que nos elevan un escalón en la búsqueda de nuestra propia verdad, no se quedan por mucho tiempo, son como su nombre lo dice transitorias, por un año por diez por cinco, pero se acaban.

De trascendencia, las relaciones que nos llevan a tocar lo más esencial del alma, que nos elevan a niveles insospechados de pasión y fuerza pero también de aprendizaje, nos llevan a elevarnos por encima de nuestra humana forma, jamás somos los mismos al volver de una relación de esta naturaleza, somos más, mejores, somos los que siempre hemos sido, en nuestra más pura manifestación de divinidad.

¿Puedes darte cuenta de cómo el amor en cualquiera de sus presentaciones nos hace lo mismo que Eros a Psique?

Con un dulce beso nos despierta de la desobediencia y la terquedad de no querer ser quienes realmente estamos destinados a ser.

COMENTARIOS

 

Selene Rios

Neoderma Clinica