20 de Marzo del 2019

Nacional

Sánchez Cordero, la que exoneró a Marín, hoy le ofreció disculpas a Lydia Cacho; van por el “góber precioso”

- Foto: Especial

La Organización de las Naciones Unidas ordenó al Estado Mexicano ofrecer disculpas a la periodista detenida en Quintana Roo por el exgobernador de Puebla, Mario Marín, además de procesar, juzgar y castigar a los responsables de su detención

Por Viridiana Lozano Ortíz /

 

Trece años después de que Lydia Cacho fue detenida por órdenes del exgobernador de Puebla, Mario Marín, por supuestos delitos de prensa, hoy por fin el Estado Mexicano ofreció disculpas a la periodista. Paradójicamente en el histórico evento estuvo Olga Sánchez Cordero como secretaria de Gobernación, quien en 2007 fue uno de los ministros de la Suprema Corte que votó a favor de la exoneración del “góber precioso”.

Las disculpas públicas fueron pronunciadas por el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, quien señaló:

“A nombre del Estado mexicano le ofrezco una disculpa pública por la violación a sus derechos humanos en el marco del ejercicio de su derecho a la libertad de expresión”.

Después Lydia Cacho ofreció un discurso, pero antes se escucharon en el auditorio las grabaciones de la conversación en la que Kamel Nacif le agradece a Mario Marín su detención.

Si las mujeres como yo hemos jugado hasta la vida por los derechos humanos, lo menos que puede hacer este país es proteger a sus periodistas (…) Nos dijeron que el periodismo era de hombres y que los derechos humanos eran una sensiblería. He perdonado a mis torturadores porque no permití jamás que colonizaran ni mi cuerpo, ni mi espíritu”, dijo la periodista.

Ahí en el presídium como representante del gobierno federal estuvo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien dio el discurso final de evento. Pero en 2007, como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), votó a favor de la exoneración de Mario Marín.

Hoy su postura fue totalmente diferente a la de ese entonces:

“A 13 años de este lamentable suceso estamos aquí siendo consecuentes como gobierno con nuestra historia, con las omisiones y errores del pasado, hoy estamos aquí para ofrecer disculpas a nombre del estado mexicano a Lydia Cacho, pero también para reiterar que el gobierno de la República, de Andrés Manuel López Obrador, no estará supeditado a intereses particulares, que el poder político y el poder público no estará subordinado al poder económico, estaremos protegiendo a quienes con su pluma o con su voz denuncien cuando la dignidad humana corra peligro o cuando el silencio sea cómplice de la injusticia”, dijo.

Y continuó: “Es un momento adecuado para reflexionar sobre el valor que para nuestra democracia representa la libertad de expresión. Nunca más en esta secretaría de Gobernación la censura ha de tener cabida”.

Las disculpas del Estado mexicano vienen luego de que el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas encontrara que la detención fue punitiva y arbitraria. En ese fallo, se determinó también que el Estado debía procesar, juzgar y castigar a los responsables.

La injerencia de la ONU en el caso llegó en octubre de 2014, 9 años después de la detención de Lydia Cacho —diciembre de 2005—, quien fue trasladada en condiciones infrahumanas en un trayecto de más de 20 horas desde Quintana Roo hasta Puebla y en las que, denunció la periodista, su vida estuvo en peligro y fue golpeada por los ministeriales poblanos.

COMENTARIOS

Publicidad