24 de Junio del 2019

Municipios

A un mes del asesinato de empleado de Uber Eats, repartidores denuncian condiciones injustas por parte de la plataforma (VIDEO)

- Foto: Especial

Decenas de poblanos optaron por un empleo de medio tiempo bajo la propuesta de que ellos “serían dueños de su propio tiempo”, sin embargo, los repartidores denunciaron que cada vez son menos las solicitudes de reparto, las exigencias son mayores y la seguridad vial y personal es prácticamente nula

Por José Manuel Sandoval / María González /

 

Hoy se cumple un mes de la muerte de Luis Fernando, el joven de 23 años que laboraba para la empresa estadunidense Uber Eats y quien fue arrollado y asesinado por un conductor de la Ruta 41 en la capital poblana.

VER: Muere repartidor de UBER Eats en Puebla al chocar contra una Ruta 41

Se trata de un problema que afecta a los repartidores, además de los riesgos que implica prestar el servicio de mensajería a pesar de que Uber Eats no ofrece ningún tipo de seguridad social.

Tras la muerte de Fernando, algunos repartidores de las diversas plataformas de mensajería como Rappi y Uber, se dieron cita en el zócalo capitalino para hacer un mitin contra la inseguridad y las condiciones precarias que las empresas extranjeras ofrecen a los empleados poblanos.

Sin embargo, sus reclamos fueron omitidos y todo quedó en una manifestación más, ya que a pesar de que la muerte del repartidor se hizo del conocimiento público, esto no bastó para que Uber manifestara alguna postura al respecto, ni mucho menos ha mejorado las condiciones laborales de los repartidores.

CENTRAL pudo acceder a testimonios de empleados de Rappi y Uber, quienes denunciaron que dichas empresas los mantienen contra la pared, pues no pueden exigir nada debido a que firmaron un contrato, mismo al que no tuvieron acceso para su lectura antes de la firma.

Por ello, los repartidores decidieron hacer anónimas sus declaraciones, ya que aseguran que las plataformas pueden llegar a darlos de baja sin dar explicaciones, en caso de que los repartidores exijan o denuncien las condiciones bajo las que trabajan.

“Los que somos repartidores de base no podemos arriesgar nuestra permanencia en la plataforma, por eso no podemos exigir a Uber ni a Rappi, ya que ellos se lavan las manos y aseguran que nosotros firmamos un contrato y no hay nada más que explicar”, aseguró un empleado.

Y es que ante la llegada reciente de las empresas de mensajería, decenas de poblanos optaron por un empleo de medio tiempo bajo la propuesta de que ellos “serían dueños de su propio tiempo”, sin embargo, los repartidores denunciaron que cada vez son menos las solicitudes de reparto, las exigencias son mayores y la seguridad vial y personal es prácticamente nula.

COMENTARIOS